1. home
  2. /Noticias

Encuentran a un adolescente con autismo que desapareció hace tres años en Estados Unidos

Temblaba de frío cuando lo localizaron en una gasolinera de una zona de montaña en la que llevaba varios días durmiendo

2 Minutos de lectura
Chico desaparecido con 16 años en 2019

Connerjack Oswalt desapareció en California en 2019 cuando tenía 16 años

© Imagen difundida por su familia durante su búsqueda

Connerjack Oswalt, con autismo, solo tenía 16 años cuando desapareció, en septiembre de 2019. Su madre nunca perdió la esperanza de que volviera a casa sano y salvo, pero cuando recibió una llamada de la policía, el pasado día 9, reconoce que se alarmó, pensando en la posibilidad de que hubieran hallado su cuerpo sin vida. Pero no. Lo habían localizado en Utah, a más de 1.000 kilómetros de su hogar, en California, en perfecto estado de salud.

Desaparecido desde 2019
Su madre, Suzanne Flint (a la izquierda), siempre creyó que su hijo regresaría a casa ©Captura de pantalla de FOX 13

Durante los tres largos años en los que ha estado desaparecido, su familia se ha volcado en buscarlo, colocando carteles con su foto por todas partes. Aun así, nadie lo ha reconocido. Fue un vecino del área metropolitana de Park City, próxima a una estación de esquí, el que alertó a la policía tras haber visto a un joven deambulando con un carrito en torno a una gasolinera y durmiendo allí.

Los agentes acudieron al lugar y lo encontraron temblando de frío. Le invitaron a sentarse en el coche oficial para entrar en calor, a lo que el chico accedió, por lo que ellos pudieron hacerle una serie de preguntas con el objetivo de averiguar su identidad. Aunque no quiso revelar su nombre y notaron que “se comunicaba de manera diferente” -según ha indicado a los medios la oficina del sheriff-, los policías comenzaron a indagar en una base de datos de personas desaparecidas y su descripción encajó con la de Oswalt.

Fue entonces cuando se pusieron en contacto con su madre, quien les indicó que su hijo tenía una marca de nacimiento. Gracias a eso, lo identificaron. De inmediato, el padastro y el abuelo de Connerjack se trasladaron hasta Utah para comprobar si, efectivamente, se trataba de él. Cuando le mostraron al padastro una foto actual del chico, el hombre no pudo evitar emocionarse.

Localizado en una gasolinera de Utah
Connerjack temblaba de frío cuando lo encontraron los agentes en una gasolinera próxima a una zona de montaña ©Summit County Sheriff’s Office

Visiblemente nervioso, aseguró que sí, que era él, aunque un poco más mayor. Mientras, con su mujer al otro lado del teléfono, en altavoz, se la escucha llorar de alegría: “¡Mi amorcito está vivo!”. Por el momento, el joven aún se encuentra en Utah, donde está recibiendo supervisión médica, pero pronto podrá reunirse con su madre y con el resto de la familia.