1. home
  2. /Noticias

Muere Luis Roldán, exdirector de la Guardia Civil, a los 78 años

Fue condenado por malversación de fondos a 31 años de prisión en 1995 tras protagonizar una inolvidable fuga un año antes

3 Minutos de lectura
Luis Roldán, general manager of the Civil Guard

Luis Roldan, director Luis Roldán Ibáñez fue el primer civil en dirigir la Guardia Civil

© GettyImages

Luis Roldán, exdirector general de la Guardia Civil, ha fallecido este jueves a los 78 años, en el hospital San Juan de Dios de Zaragoza, donde permanecía ingresado desde hace varias semanas. Roldán, que tal y como informa el Heraldo será incinerado mañana en el Tanatorio de Torrero, había perdido a su mujer de origen ruso hace tan solo dos meses.

Luis Roldán
El exdirector general de la Guardia Civil ha fallecido en el hospital San Juan de Dios de Zaragoza, donde permanecía hospitalizado ©EuropaPress

Nacido en 1943 en Zaragoza tuvo una trayectoria vertiginosa . Comenzó en la política regional como concejal en el Ayuntamiento de Zaragoza, desde donde pasó a ser delegado del Gobierno en Navarra entre los años 1982 y 1986, hasta que el Gobierno de Felipe González lo nombró director general de la Guardia Civil, donde protagonizó una de las épocas más convulsas del Cuerpo por el enriquecimiento ilícito que protagonizó y su posterior huida de España. Concretamente, en 1994, cuando se iniciaron las diligencias de la investigación por sus actividades sospechosas.

Tras ser detenido y entregado a España fue condenado a 31 años de prisión por cohecho, falsedad en documento mercantil, malversación de caudales públicos, estafa y delito contra la Hacienda Pública y otra de 3 años por el “caso Urralburu”. Cumplió 10 años de condena en la prisión de mujeres de Brieva (Ávila).

Luis Roldán
Hasta 1993, cuando una investigación periodística abrió la caja de pandora, Roldán gozaba de un gran prestigio ©GettyImages

Numerosas propiedades en España y mansiones en París y El Caribe

Luis Roldán tenía, a ojos de la opinión pública, la imagen intachable de un hombre hecho a sí mismo. Ingeniero y economista, había logrado convertirse en el primer civil en ponerse al frente de la Benemérita (todos sus predecesoras eran militares). Fue en 1993 cuando saltó la liebre gracias a una investigación periodística.

Diario 16 publicó una larga lista de propiedades que tenía dentro y fuera de España. En nuestro país, contabilizaron unos diez inmuebles, entre pisos y chalés distribuidos por toda la geografía nacional. Pero es que, además, descubrieron que poseía dos mansiones nada menos que en París y otra en Las Antillas francesas.

Un patrimonio completamente incompatible con el sueldo de un cargo público y que estaba a nombre de una sociedad secreta, Europe Capital S.L. La investigación periodística no se quedaba ahí: documentaron también que no poseía ningún título académico y que, por tanto, ni era ingeniero ni tampoco economista, como aseguraba.

Ex director general de la Guardia Civil
Aún a día de hoy se desconoce el paradero de la mayor parte de la fortuna de Roldán ©GTres

Una huida de película

Fue destituido unos meses después, en diciembre de ese mismo año y, en abril de 1994, fue citado a declarar. No se presentó. Había emprendido una fuga casi de película. Primero recaló en París y, después, no se supo nada de él durante once largos meses. Las autoridades lo localizaron en Laos, donde finalmente se entregó y regresó a España. Eso sí, ni rastro de los millones y millones de pesetas que se habría llevado.

¿De dónde procedía el dinero que robó?

Una de las vías de hacerse con dinero de manera ilícita era a través de comisiones. Adjudicaba obras de cuarteles después de haber llegado a un acuerdo previo con los adjudicatarios a cambio de una contraprestación económica que iba directa a su bolsillo y que no era precisamente pequeña. De este modo se hizo con varios millones de pesetas.

Pero más grave aún es que sacó dinero de los fondos reservados del Instituto Armado y de una asociación de huérfanos de la Guardia Civil. De los primeros se embolsó 106 millones de pesetas (en torno a un millón de euros de hoy en día) y de la segunda, 75 millones (casi medio millón de euros al cambio actual).

En total, se calcula que tendría un patrimonio de unos 10 millones de euros que, en el año 1993, era una fortuna casi inalcanzable. De todo eso, se recuperó una mínima parte: en total, 1,6 millones de euros embargados de cuentas corrientes y seis de sus quince propiedades en España, que serían subastadas. Del resto, aún hoy se desconoce su paradero.