1. home
  2. /Noticias

El 12% de los padres de niños entre 5 y 11 años no vacunarán a sus hijos

Actualmente este es el colectivo de la sociedad que presenta la incidencia más alta de contagios

1 Minuto de lectura
COVID-19

La razón por la que estos padres no quieren vacunar a sus hijos es que se desconocen los efectos secundarios

© GettyImages

Tras varios meses con dudas respecto a la eficacia de la vacunación entre los más pequeños, hoy ha arrancado la campaña de inmunización a los más de 3.3 millones de niños de entre 5 y 11 años que recibirán las primeras dosis de Pfizer. En este sentido, un 12,3% de los padres asegura que no vacunará a sus hijos por el 74% que sí apoya esta vacunación, tal y como defiende la encuesta realizada por Appinio. Asimismo, el 13,7% restante de los progenitores siguen indecisos ante que decisión tomar.

Niños
Los niños son el colectivo que presenta mayor incidencia de contagios ©GettyImages

Actualmente, este colectivo de niños entre 5 y 11 años presenta la incidencia más alta de contagios aunque tiene menos impacto que personas con más edad. El informe de Appinio apunta que los padres de niños, de entre 12 y 17 años, tienen una mayor predisposición a vacunar a sus hijos. Solo el 5% de los padres estos niños reconoce que no les ha vacunado “ni lo hará” mientras que un 94,8% sí que lo ha hecho o lo hará próximamente.

Padres no vacunados

Sin embargo, los datos y nivel de apoyo varían notablemente si los propios padres de los niños están vacunados o no. De hecho, el dato cambia casi por completo: sólo un 5,7 % de los padres no vacunados vacunarán a sus hijos de entre 5 y 11 años. Así pues, el rechazo a la inoculación de menores de 11 años entre este grupo de padres no vacunados es del 77%.

Pandemia
El rechazo entre los padres no vacunados se dispara hasta el 77% ©EuropaPress

Por último, entre aquellos padres, vacunados o no, que afirman que no vacunarán a sus hijos menores, las razones más citadas tienen que ver con que perciben que todavía se desconocen los efectos secundarios de la vacuna a largo plazo (52%) o la eficacia de la misma en este grupo preciso de edad (41%). Otras de las razones más repetidas son que prefieren evitarles los efectos secundarios inmediatos de la vacuna, como la fiebre o el malestar, o algunos no lo ven necesario para frenar la pandemia.