1. home
  2. /Noticias

Una anciana de 87 años, desahuciada por tener un perro en el piso

Ese es el motivo que alegan los propietarios, que aprovecharon que la mujer salió un momento de casa para cambiar la cerradura

1 Minuto de lectura
Desahucios

Los dueños del inmueble alegan que el contrato impide tener mascotas en el interior de la vivienda

© GettyImages

Una anciana de 87 años ha sido desahuciada de su piso tras más de medio siglo viviendo en él por tener un perro. Un desahucio que han llevado a cabo los propietarios del inmueble por su cuenta y riesgo y sin ninguna sentencia judicial que lo avale. La justificación que los dueños de la vivienda alegan es que en el contrato se especifica que no se permite tener mascotas.

Deshaucios
Carmen cuenta con una pensión cercana a los 600 euros ©Captura de pantalla de Informativos Telecinco

Esta mujer, llamada Carmen, llevaba viviendo en este domicilio desde 1974 y siempre había pagado el alquiler (que era de renta antigua) de manera puntual. Sin embargo, los propietarios le comunicaron que no podía seguir en el piso por tener un perro, algo que según ellos infringía el contrato firmado. “Estoy muy preocupada porque no sé donde va a ir a parar esto”, asegura Carmen en declaraciones a Informativos Telecinco.

La anciana cuenta con una pensión de 600 euros, por lo que tendrá grandes dificultades a la hora de encontrar una vivienda que se adecúe a sus características económicas. Ante esta situación, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) consiguió detener el desahucio de forma momentánea, pero los arrendadores aprovecharon que la anciana salió un momento y cambiaron la cerradura, sin previo aviso.

Vivienda
El caso de Carmen está a la espera de ser resuelto en un juicio ©Captura de pantalla de Informativos Telecinco

Alquiler turístico

Los propietarios del inmueble cuentan con otra vivienda destinada al alquiler turístico, por lo que es previsible que el piso donde vivía Carmen también esté pensado para este tipo de arrendamiento vacacional. En este sentido, Carmen se encuentra actualmente sin un techo en el que vivir, pero espera que se acabe haciendo justicia y que un tribunal le devuelva la casa de la que jamás debió salir.