1. home
  2. /Noticias

El drama de un secuestro: Zephany, ‘la Madeleine McCann sudafricana’ que rechazó a sus padres una vez liberada

Una mujer vestida de enfermera se la llevó del hospital en el que acababa de nacer

3 Minutos de lectura
Madre de Zephany Nurse

Celeste Nurse, acompañada por su madre, a la salida del juicio, en 2016, por el secuestro de su hija Zephany

© GettyImages

Zephany Nurse, que hoy tiene 24 años, fue secuestrada nada más nacer, en abril de 1997. Una mujer disfrazada de la enfermera se la llevó de la habitación del Hospital Groote Schuur de Ciudad del Cabo en la que estaba junto a su madre, Celeste, mientras esta se recuperaba de una cesárea. Se denunció de inmediato lo ocurrido, se acudió a los medios de comunicación, pero los investigadores no lograron dar con una sola pista fiable. La pequeña parecía haberse esfumado… al igual que Madie, la niña británica de 3 años que desapareció en Portugal y cuyo caso dio la vuelta al mundo. Aunque este último secuestro tuvo lugar una década después que el de Zephany, algunos medios internacionales la bautizaron como ‘la Madeleine McCanne sudafricana’.

Secuestrada al nacer
Zephany Nurse siempre creyó que su secuestradora era su madre ©Captura de pantalla de 'This morning', de ITV

Nada se supo de ella durante 17 largos años. Muchos de sus familiares habían perdido toda esperanza de volver a verla hasta que un buen día la casualidad la puso frente a ellos de la manera más inesperada. Cuando Cassidy, la hija que Celeste y su marido tuvieron tras el dramático secuestro de Zephany, comenzó el nuevo curso escolar, en 2014, varios de sus compañeros le hablaron de una chica algo mayor que era idéntica a ella. Las acabaron presentando y, al comprobar que efectivamente el parecido entre ambas era asombroso, acabaron haciéndose buenas amigas.

Aunque Cassidy sabía la historia de la hermana mayor a la que nunca conoció, no pensó que pudiera tratarse de ella. Un día, sin embargo, le enseñó a sus padres un selfie con su nueva amiga. Ellos le preguntaron cuándo era el cumpleaños de la chica y… ¡las fechas coincidían! Se pusieron en contacto con la policía para explicarles sus sospechas y obtuvieron pronto la respuesta: un análisis de ADN demostraba que se trataba de la hija que les habían arrebatado 17 años atrás.

Zephany, la hija mayor, fue secuestrada al nacer
De izquierda a derecha, Celeste y Morne Nurse junto a sus hijas Cassidy y Zephany ©Captura de pantalla de 'This morning', de ITV

Zephany había sido criada por su secuestradora, Lavona Solomon, que había sufrido un aborto espontáneo que no comunicó a su marido. El hombre estuvo siempre convencido que el bebé que tenían en casa era suyo. Ella, sin embargo, fue detenida y condenada a 10 años de prisión. “Todo mi mundo se derrumbó cuando me mostraron los resultados del ADN”, confesaba la propia Zephany en la televisión. “Todo era tan normal para mí…”, decía. “Fue impactante”.

A pesar del shock, se reunió con sus padres y el encuentro fue muy bien, “un sueño hecho realidad” para ellos y una alegría para ella, pero más tarde la entonces adolescente los rechazaría. Para ella su madre era Lavona e iba a ser encarcelada; incluso llegó a culparlos a ellos de la situación. Desde entonces todos han vivido una larga etapa de asimilación de todo lo ocurrido y, durante estos siete años, Zephany ha sido madre de un niño y de una niña.

Secuestro de Zephany Nurse
Morne Nurse atendía a los medios de comunicación tras el juicio, en 2016, por el secuestro de su hija Zephany ©GettyImages

Ha sido precisamente eso, la maternidad, lo que le ha hecho acercarse ellos: “Ser madre realmente ha abierto mi corazón, me ha abierto la mente, tanto a mis mamás como a mis papás, pero sobre todo también a mi familia biológica”, explicaba el pasado mes de mayo en la cadena británica ITV, poco después del nuevo reencuentro.

Durante estos siete años, en los que ha permanecido alejada de su familia biológica por voluntad propia, sí ha seguido teniendo muy buena relación con su hermana Cassidy. Sin embargo, está deseando que el tiempo pase y que la mujer que la secuestró cumpla su condena; siempre la vio como su madre y eso es muy difícil de cambiar. Al menos se abre ahora una nueva etapa con sus padres y sus hermanos de sangre, aunque nada les devolverá el tiempo que les quitaron juntos: “Los recuerdos [del secuestro] todavía están frescos en mi mente”, explica Celeste. Es algo “que no puedes olvidar, permanece ahí el resto de tu vida”.