1. home
  2. /Noticias

Giro inesperado en el caso ‘Alcàsser de Palencia’ 30 años después gracias a un programa de TV

Los jueces lo han reabierto tras las pruebas aportadas por una espectadora que habría sufrido una situación similar a la de las víctimas en la misma época

2 Minutos de lectura
Niñas desaparecidas en Aguilar de Campoo

La denuncia de una espectadora de TV que vivió una situación similar por la misma época ha conseguido reabrir el caso de Virginia Guerrero y Manuela Torres

© Captura de pantalla de 'Viva la vida', de Telecinco

Virginia Guerrero y Manuela Torres tenían 13 y 14 años, respectivamente, cuando desaparecieron, en abril de 1992. Habían ido en tren desde Aguilar de Campoo (Palencia) a Reinosa (Cantabria), donde las vieron en una discoteca. A la salida, una testigo de su localidad las vio hacer autoestop y subir a un Seat 127 blanco conducido por un joven de entre 21 y 24 años; un dato que ahora, tres décadas después, se ha convertido en el hilo del que tirar y que podría hacer dar un giro de 180 grados a la investigación. Y todo, gracias a la televisión.

Aguilar de Campoo
A la denunciante y a una amiga se las intentó llevar el conductor de un 127 blanco que las había parado tras hacer autoestop ©Captura de pantalla de 'Viva la vida', de Telecinco

La abogada Carmen Balfagón, del despacho B&CH, que representa a las familias de las menores, pedía colaboración ciudadana en el programa ‘Viva la vida’, de Telecinco, el pasado mes de febrero. Entonces, a una espectadora le daba un vuelco el corazón al escuchar la información relativa al coche al que las chicas subieron. Ella y una amiga sufrieron una situación muy similar a la de ellas en la misma zona tan solo un año antes.

Se habían ido a un pueblo cercano, al igual que Virginia y Manuela, sin permiso de sus padres. Aunque pensaron en coger un taxi para regresar a casa, no vieron ninguno, de modo que hicieron autoestop y les paró un Seat 127 blanco. Las chicas subieron, pero de repente se dieron cuenta de que no iba en dirección a su ciudad, así que una de ellas no dudó en lanzarse a coger el volante para girar el coche hacia una cuneta. Las dos salieron corriendo del vehículo y llegaron sanas y salvas a casa.

Hermano de Virginia Guerrero, desaparecida en 1992
Emilio Guerrero, hermano de Virginia, reconoce sentir una mezcla de esperanza y miedo ante la nueva línea de investigación ©Captura de pantalla de 'Viva la vida', de Telecinco

No denunciaron porque tenían 15 años y se habían ido de su pueblo sin el permiso de sus padres. Una de las dos menores volvió a ver, años después, al chico que conducía el coche. Aquel tremendo susto que experimentaron las dos amigas se había quedado en el pasado, hasta que una de las dos vio el programa y escuchó lo último que se sabía sobre la desaparición de las niñas de Aguilar de Campoo. Al día siguiente, acudía a un cuartel de la Guardia Civil a denunciar los hechos y ya se ha identificado a la persona que ella señala.

Gracias a ese testimonio, la jueza de Cervera de Pisuerga reabrió el caso en junio, aunque ha sido ahora cuando se ha hecho público lo dictado en el auto. La nueva línea de investigación da una nueva esperanza a las familias de las chicas, pero también les hace sentir miedo, como comentaba el hermano de Virginia, Emilio, en el mismo programa el pasado fin de semana. “Siempre conservas esperanza y hay que afrontar la situación para digerir ciertas cosas”, decía. “Tengo miedo, por supuesto“. De dar con el culpable, este ya no iría a prisión porque el crimen ha prescrito, pero permitiría a los familiares de las chicas saber qué es lo que ocurrió.

tags: