1. home
  2. /Noticias

Los héroes no entienden de edades: un niño de siete años nada durante una hora para salvar a su padre y a su hermana

Chase tuvo que cubrir 1,6 kilómetros para poder pedir ayuda en una de las casas cercanas al río St. Johns

2 Minutos de lectura
Tiene siete años y ha salvado a su familia

Steven salió a navegar y pescar con sus hijos (Chase y Abigail) por el río St. Johns, ubicado en el norte de Florida

© News4JAX

Cuando Chase salió a pescar con su padre y con su hermana, no podía imaginar que aquella jornada familiar no iba a ser tan divertida y apacible como en otras ocasiones. Este niño de siete años se convirtió en un pequeño héroe cuando, para salvar a su padre y a su hermana, nadó durante una hora para conseguir la ayuda necesaria.

El viernes pasado, Steven Poust salió a navegar con sus hijos: Chase (7 años) y Abigail (4 años). Eligieron, como otras muchas veces, el río St. Johns ubicado en Jacksonville (Florida, Estados Unidos). Cuando llegaron a un punto concreto, lanzaron el ancla, el padre se dispuso a pescar y los niños a jugar mientras nadaban alrededor del bote.

Los niños estaban atados a la embarcación, pero Abigail, que estaba en la parte trasera del bote, perdió el control al quedarse atrapada en una fuerte corriente del río y terminó soltándose. Su hermano Chase hizo lo propio para intentar agarrar a su hermana, pero él también se quedó atascado en el torrente.

Tiene siete años y ha salvado a su familia
Una corriente atrapó a su hermana y mientras su padre se quedaba con ella, Chase cubrió 1,6 kilómetros a braza ©News4JAX

Steven saltó al agua para salvarlos y le dijo a su hijo mayor que nadase hasta la orilla mientras trataba de recuperar a Abigail. A pesar de que estaba protegida con un chaleco salvavidas, la niña estaba siendo arrastrada por la corriente. La situación era tan complicada que el padre les dijo a ambos que los quería porque no estaba seguro de lo que iba a pasar.

Una hora nadando

Mientras luchaba por estar con su hija todo el tiempo, Chase comenzó a nadar: le separaban 1,6 kilómetros de la ribera del río. Para poder gestionar mejor su fuerza y su energía, primero se desplazaba braceando y después flotando sobre su espalda. Ni el niño ni su padre llevaban chaleco salvavidas porque la ley establece que sólo establece que es obligatorio para menores de 6 años que viajen en embarcaciones de 7,9 metros o menos.

Después de una hora de nado, Chase llegó a la orilla y corrió hasta la casa más cercana que pudo encontrar: llamó a su puerta y les pidió ayuda. Inmediatamente se pusieron en contacto con Florida Fish and Wildlife, el Departamento de Bomberos y Rescate de Jacksonville y la Oficina del Sheriff. Tras una búsqueda de sesenta minutos, encontraron a Steven y Abigail flotando a unos 1.600 metros de su bote y consiguieron salvarlos. La acción del pequeño fue clave. Y es que los héroes no entienden de edades.