1. home
  2. /Noticias

Beatriz Zimmermann, madre de Anna y Olivia, sobre Tomás Gimeno: ‘Pensé que era un buen padre’

Reconoce que tuvo miedo de separarse, pero que lo hizo porque creyó que era mejor para sus hijas ‘crecer en un ambiente donde reinara la paz y el amor’

2 Minutos de lectura
Niñas asesinadas a manos de su padre, Tomás Gimeno, en Tenerife

Beatriz Zimmermann, madre de Anna y Olivia, reconoce que, antes del trágico final de las pequeñas, pensaba que su expareja, Tomás Gimeno, ‘era un buen padre’

© Bringbackhomeannaandolivia

“Pensé que era un buen padre y me equivoqué totalmente”, dice Beatriz Zimmermann, madre de Anna y Olivia, sobre Tomás Gimeno en una carta que ha escrito ella y que ha leído su portavoz, Joaquín Amills, presidente de SOS Desaparecidos, en un acto sobre la violencia vicaria que tuvo lugar el jueves en Canarias. “Todo el mundo creía que era un buen padre y eso es lo preocupante”, explica, porque eso hizo que sus hijas estuvieran “indefensas ante tal monstruosidad”.

Niñas desaparecidas en Tenerife
Anna y Olivia fueron asesinadas a manos de su padre el pasado mes de abril ©Bringbackhomeannaandolivia

Gimeno quitó la vida a Anna y a Olivia, de uno y seis años de edad respectivamente, el pasado mes de abril después de que la madre de las niñas se separase de él e iniciase una relación con otro hombre. Beatriz reconoce que al principio tuvo miedo de optar por la separación, pero no señala posibles consecuencias físicas para las niñas, sino las consecuencias de verlas menos tiempo de lo que le gustaría. Finalmente, dice, decidió romper la pareja porque creyó que lo mejor para sus hijas era que creciesen “en un ambiente donde reinara la paz y el amor”, algo que era “imposible” conviviendo con Gimeno.

Los problemas de convivencia a los que apunta Zimmermann son, sin entrar en detalles, faltas de respeto hacia ella, no hacia las menores. Por eso, recomienda ser “menos tolerantes y más radicales” cuando en una relación surge la primera falta de respeto porque “el respeto lo es todo”. En situaciones así, los niños son “vulnerables”, por lo que reclama que se les proporcione “más herramientas” que les ayude a actuar o a solicitar auxilio ante episodios de violencia, lo sufran en primera persona o sean testigos de ella. En este sentido, pide más profesionales que sepan acercarse a los menores y averiguar “si estos sufren en las casas”.

“Ser padres no significa que se pueda hacer lo que se quiera con los hijos”, subraya. A los padres maltratadores, “perder su custodia y ser la vergüenza de la sociedad les preocupa mucho”; de ahí que, de cara a los demás, dice, se esfuercen por “parecer buenos padres”. Al final, este tipo de personas “abusan de lo que pueden” y el blanco más fácil son, en muchos casos, los menores.

Niñas desaparecidas en Tenerife
Zimmermann pide más profesionales que ayuden a los menores y les proporcionen herramientas ante el maltrato, ya sea este como víctimas o como testigos ©Bring back home Anna and Olivia

Por eso insiste en la necesidad de educar a los niños para que “no vean como algo normal el maltrato”. Esa será, según Beatriz Zimmermann, la mejor manera de erradicar la violencia (aunque, además, “se puede hacer mucho por marginar a los maltratadores”). Los niños son “presente y futuro” y es fundamental que la sociedad se vuelque en ellos.

En cuanto a la trágica pérdida de sus pequeñas, explica que encontrar a Olivia“fue un regalo de la vida”. Con ese triste hallazgo, Zimmermann supo, tras varios meses de búsqueda desesperada, lo que les había ocurrido a sus hijas y sirvió también de punto de inflexión en la sociedad, con el que se gritó “basta ya” a la hora de utilizarlos en contra de uno de los progenitores.