1. home
  2. /Noticias

Una historia de esperanza: Manel Monteagudo, el gallego que despertó tras 35 años en coma

Todos los médicos aseguraron a su mujer que el coma era irreversible y que moriría en cualquier momento

2 Minutos de lectura
Estuvo en coma 35 años

Manel Monteagudo tenía 22 años cuando cayó en coma a causa de un accidente laboral y despertó con 57

© Captura de pantalla de 'La hora de la 1', de TVE

Manel Monteagudo era un joven gallego que, en los 70, había marchado a Alemania a buscar un futuro mejor, como tantos otros españoles en aquella época. Como tenía experiencia en la Marina Mercante Española, fue contratado como marinero y en una de sus travesías recaló en Irak. Allí, en la ciudad de Basora, el mismo día que cumplía 22 años (el 28 de febrero de 1978), tuvo un accidente laboral que le llevó a caer en un coma profundo. Todos los médicos que lo vieron coincidían en su diagnóstico: el coma era irreversible y fallecería a causa de las lesiones. Pero su novia de toda la vida nunca perdió la esperanza. Conchi, que era enfermera, lo llevó a su casa y lo cuidó con mimo. 35 años después, Manel despertó.

Estuvo en coma 35 años
La primera persona a la que vio cuando despertó fue a Conchi, su novia, y la reconoció de inmediato ©Captura de pantalla de 'La hora de la 1', de TVE

La suya es una historia de esperanza, pero el despertar no fue idílico. Cuando Manel abrió los ojos, en 2014, pensaba que el accidente había tenido lugar el día anterior y que aún se encontraba en Irak (allí había permanecido cuatro meses hasta que pudieron trasladarlo a España). Lo más dramático fue para él asimilar que no tenía 22 años, sino 57. “¡Ese no soy yo, ese es un viejo!”, dijo cuando Conchi le mostró un espejo.

A la primera persona que vio al despertar fue a ella, a Conchi, que nunca se marchó de su lado. “Tan pronto le vi la cara, la reconocí”, dice Manel en el programa ‘La hora de la 1’, de TVE. “Lo que no me encajaba para nada era el cabello porque tenía muchas canas”. Lo que no sabía Manel es que en este tiempo se habían casado y que estaba a punto de convertirse en abuelo, ya que su nieta nacería tan solo seis días después. Tampoco sabía que su padre había fallecido. “Eso fue muy impactante para mí, me dio mucha tristeza”, confiesa. Toda esa información no la recibió de golpe, sino poco a poco, con la ayuda de quien ya era su esposa, para poder ir asimilándola.

Estuvo en coma 35 años
Manel ha tenido que ir recibiendo y asimilando poco a poco la información de todo lo que ha pasado en estos 35 años ©Captura de pantalla de 'La hora de la 1', de TVE

Si el plano personal había cambiado drásticamente, el social lo había hecho aún más. De repente, existe internet, teléfonos móviles con los que no solo se puede llamar, sino que también se puede ver en directo al interlocutor, vehículos completamente diferentes a los de los 70, una nueva moneda… fue como un viaje al futuro. “Era como si estuviera en otro mundo”, asegura.

El viaje no ha sido fácil. Después de despertar del coma ha necesitado mucha ayuda y mucho esfuerzo para volver a hablar, a andar, a comer, a escribir… Ha necesitado rehabilitación y mucho apoyo, pero lo ha logrado. Ahora, no solo ha conseguido hacer todo eso, sino que incluso ha publicado su primer libro, ‘De mariño a poeta’ (‘De marinero a poeta’) y asegura que tiene pendiente escribir su autobiografía. No cabe duda de que la suya es una historia de novela, pero por suerte también es una historia de esperanza, de vida, en la que el final feliz es el principio.