1. home
  2. /Noticias

¡Los perros atrapados en La Palma están a salvo! El surrealista rescate que deja a todos boquiabiertos

Unos anónimos que se presentan como el Equipo A los han llevado a un lugar seguro

3 Minutos de lectura
Están atrapados entre dos coladas

Las cámaras térmicas de los drones no han podido reconocer la huella de los animales

© Aerocámaras

Atrapados entre las coladas del volcán de La Palma: así encontraron a un grupo de perros en una vivienda ubicada en el barrio de El Paraíso. Una situación para la que no tardaron en encontrar una solución: un delicado rescate con drones de una empresa privada que no acababa de llegar por falta de los permisos pertinentes. Y, mientras la tensión crecía por rescatarlos lo antes posible, desaparecen. Este miércoles dejaban de verse en el depósito de agua vacío en el que se habían refugiado y en el que estaban atrapados, sin que nadie se explicase cómo podrían haber salido. Pues bien, se acaba de resolver el misterio: los ha salvado… ¡el equipo A!

Por raro que parezca, así se presentan en un vídeo sus rescatadores, que prefieren ocultar su identidad. El vídeo muestra imágenes aéreas del depósito de agua acompañadas por la locución y la música con la que daba comienzo cada capítulo de la mítica serie de los 80. En las imágenes se puede ver también un enorme cartel que han colgado los misteriosos rescatadores y que anuncia a bombo y platillo que “los perros están bien”. El cartel también manda “fuerza a La Palma” y lo firma el “A Team” (Equipo A en inglés).

Para demostrar que es verdad lo que dicen, añaden fotografías de los podencos ya lejos del volcán y en las que se les puede ver en buen estado (aunque muy delgados a causa de los problemas que han tenido estos días para poder alimentarse correctamente).

Se trata de un grupo de podencos (todavía no han concretado si son cuatro o seis ejemplares) a los que habían rodeado un par de coladas en una zona que fue evacuada hace varias semanas: razón por la que no aún no han identificado a su dueño. Los perros sobrevivían junto a dos estanques mientras el malpaís se extendía por los alrededores.

Están atrapados entre dos coladas
Si están refugiados en una sombra, las cámaras de los drones no pueden distinguir su huella térmica ©Aerocámaras

Leales.org y Aerocámaras

El colectivo animalista Leales.org dio la voz de alarma sobre el abandono que vivían los animales y Aerocámaras se puso manos a la obra para diseñar una operación de rescate. Tras obtener todos los permisos necesarios y trasladarse hasta La Palma, llevaron a cabo varios simulacros con sus drones. Comprobaron, así, que eran capaces de realizar vuelos de 1.200 metros de trayectoria con una carga de 20 kilos aproximadamente: en teoría su recorrido será de un kilómetro en total.

A esto hay que añadir que cuentan con el asesoramiento de un equipo de veterinarios. Jaime Pereira, consejero delegado de Aerocámaras, explicaba que “son perros muy duros y pueden aguantar situaciones realmente complicadas. En cuanto veamos a uno de ellos, pediremos autorización para sacarlo y, a partir de ahí, decidirá el responsable de turno”.

Están atrapados entre dos coladas
Creen que podrían estar ocultos o que podrían haber encontrado una salida natural ©Aerocámaras

Cámaras térmicas

Los drones llevaban varios días proporcionando comida a los podencos: para ello captan su atención reproduciendo sonidos audibles a una distancia de medio kilómetro. Esta fue la técnica que iban a emplear para iniciar su rescate, pero cuando llegaron a la zona no vieron a los animales: habían desaparecido.

Ni las cámaras térmicas los reconocieron: “Podemos distinguir la cara de los perros a 300 o 400 metros, pero pueden estar escondidos entre matorrales y en otros muchos sitios. Esto hace que con el calor sean más difíciles de localizar”. Por lo tanto, si están refugiados en una sombra no es posible distinguir su huella térmica.

Tras dos días, según la Guardia Civil, sin noticias de los perros son dos las hipótesis que hay sobre la mesa. La primera de ellas apunta a que podrían estar ocultos en algún lugar para protegerse de las altas temperaturas. La segunda apunta a que podrían haber encontrado una salida natural porque la zona en la que se encuentran es la de las primeras coladas, que ahora están menos activas. Sea como sea, Aerocámaras seguirá realizando vuelos de reconocimiento mientras sea posible.