1. home
  2. /Noticias

Beckett, el niño con leucemia cuya foto mostró la dura realidad de su enfermedad, supera con éxito el tratamiento

Él y su hermana dieron la vuelta al mundo cuando su madre decidió mostrar cómo se enfrentaban juntos al cáncer

2 Minutos de lectura
Son hermanos

Beckett ha finalizado su tratamiento de quimioterapia, ha vuelto al colegio y ha comenzado un nuevo capítulo en su vida

© Beckett Strong

Beckett es un niño de seis años que vive en Princeton (Texas, Estados Unidos) junto a su familia: Kaitlin y Matthew (sus padres) además de Aubrey y Chandler (sus hermanos). En 2018 le diagnosticaron cáncer y la vida de todos dio un giro de 180 grados: ahora, tres años después de aquello, tienen motivos para celebrar. El pequeño ha superado el tratamiento con éxito y ha vuelto al colegio.

El 2 de abril de 2018 la familia de Beckett, que entonces tenía dos años, recibió el diagnóstico de su enfermedad: leucemia linfoblástica aguda. Comenzaba una complicada batalla que ha culminado con un certificado de buena salud: el pequeño ha tocado la campana que marca el final de su tratamiento de quimioterapia y ha comenzado un nuevo capítulo en su vida.

Tal y como cuenta su madre en el Daily Mail, está recuperando el equilibrio y ha regresado a la escuela. Aubrey, su hermana, ha recuperado sus antiguos pasatiempos que tuvo que dejar a un lado debido a la situación financiera que vivió su familia durante el tratamiento de su hermano… y a los cuidados que le prestaba.

Son hermanos
Aubrey jugó un papel fundamental al ayudarlo a superar la leucemia y desarrollaron un vínculo único ©Beckett Strong

Dos imágenes

Beckett y Aubrey dieron la vuelta al mundo cuando su madre decidió levantar la cámara para mostrar cómo se enfrentaban a una enfermedad grave. Era septiembre de 2019, cuando el pequeño tenía cuatro años, regresaron a casa tras haber pasado meses en el hospital recibiendo quimioterapia.

La imagen que publicó Kaitlin enseñaba su cruda realidad: su hijo siendo consolado por su hermana mayor después de haber vomitado, una de los efectos secundarios del tratamiento agotador. Al mismo tiempo, compartió el momento en el que su hija llevaba a Beckett en brazos y lo colocaba en el sofá porque estaba demasiado débil para caminar.

Son hermanos
La normalidad ha regresado y los dos hermanos han vuelto a protagonizar las ocasionales peleas propias de la vida familiar ©Beckett Strong

La normalidad

Ahora, cierta normalidad se ha instalado en sus vidas: tanto es así que los dos hermanos han vuelto a protagonizar ocasionales peleas propias de la vida familiar. La madre de los pequeños explica que Aubrey, que ahora tiene siete años, “jugó un papel fundamental al ayudarlo a superar esto. Desarrollaron un vínculo que sólo tienen los hermanos y que yo ni siquiera podría reemplazar”.

Cuando él estaba en quimioterapia, ella era más una figura maternal. Algo que ha cambiado: aunque Aubrey todavía desempeña el papel de protector, cada vez que ella intenta ayudar a Beckett él le recuerda que ya puede hacerlo solo. No en vano, su tratamiento terminó con éxito el pasado ocho de agosto y ahora debe regresar una vez al mes al hospital para hacerse unos análisis de control.