1. home
  2. /Noticias

El volcán de La Palma: la lava avanza lenta e imparable y no hay seguridad de que llegue al mar

Ha entrado en una zona de estabilidad, con coladas más lentas y cuatro bocas activas

1 Minuto de lectura
volcán

La ralentización de su avance, debido a la pérdida de temperatura, hace dudar de que la lava llegue al mar

© GTres

La lava avanza muy lentamente, pero imparable. Tras haber cubierto ya 154 hectáreas de terreno y haber devorado cerca de 320 viviendas, su velocidad se ha ralentizado lo que ha provocado que las coladas de lava se ensanchen y que su poder sea aún más destructivo. Con un avance aproximado de cuatro metros por hora, la lava continúa su curso en dirección hacia el mar en dos lenguas, aunque, por el momento, es imposible saber si contactará con el océano.

volcán
La lava ha arrasado ya 154 hectáreas y se ha llevado por delante más de 350 viviendas ©GTres

El director técnico del Pevolca, Miguel Ángel Morcuende, ha afirmado que el volcán de Cumbre Vieja ha entrado en una zona de “mini estabilidad” que no se sabe cuánto va a durar y aunque es “bastante explosivo”, las coladas de lava han perdido mucha velocidad de ahí que no haya hecho predicciones de si finalmente llega al mar.

En estos momentos el volcán tiene nueve centros de emisión, cuatro de ellos activos y una única fisura, pese a que en un primer momento se pensaba que había dos. Además, a pesar de esa explosividad, Morcuende ha informado de que la deformación de la isla “no ha crecido”, pues se sitúa en 28 centímetros, 24 de los cuales se produjeron en 6 días.

volcán
Actualmente, la lava avanza a 4 metros por hora, por lo que desde el martes solo avanzó 15 metros ©GTres

Si las coladas de lava alcanzaran la costa, los científicos advierten de que la interacción del mar con la lava podría generar columnas de vapor de agua con gases ácidos, ya que el magma se encuentra a una temperatura de unos 1.000 grados centígrados mientras que el agua se encuentra a unos 20. El choque térmico y la presencia de cloruro sódico en la sal marina generará nubes de vapor ácido y explosiones.