1. home
  2. /Noticias

Noelia de Mingo, detenida por apuñalar a dos personas en un supermercado

La ex doctora mató a tres personas en la Fundación Jiménez Díaz en 2003 y está en libertad en tercer grado desde 2017

2 Minutos de lectura
Fundación Jimenez Diaz

Noelia de Mingo mató a tres personas en la Jiménez Díaz en 2003

© GettyImages

Noelia de Mingo, la doctora que mató a tres personas e hirió a otras cinco en la Fundación Jiménez Díaz en 2003 por un brote psicótico, vuelve a atacar con un cuchillo. Lo ha hecho en torno a las 12:00 del mediodía de este lunes en un supermercado de El Molar (Madrid), en el que ha apuñalado a dos personas, la dueña del establecimiento y una cajera. Las dos han sido trasladadas al Hospital 12 de Octubre y al menos una de ellas se encontraría en estado grave. Se trata de una mujer de 46 años, que tenía una herida de arma blanca en el hemitórax izquierda y que ha tenido que ser estabilizada por sanitarios del Summa-112 antes de ser trasladada en ambulancia al centro hospitalario.

Otra de las mujeres heridas tiene 53 años y presenta varias heridas incisas de carácter moderado, aunque también ha tenido que ser ingresada de urgencia en el 12 de Octubre. Por otro lado, la Guardia Civil ha detenido a la autora de los hechos tras un forcejeo en plena calle, mientras esta intentaba huir.

Aunque en un primer momento se informó que había una tercera persona herida, una empleada de la farmacia situada enfrente del supermercado e incluso que De Mingo habría entrado también en este local, las farmacéuticas han desmentido ante los medios de comunicación tal extremo. Quien entró en la farmacia fue la dueña de la tienda, huyendo de la agresora. Allí la atendieron y avisaron a los servicios de emergencia.

Mató a tres personas en la Fundación Jiménez Díaz en 2003
Noelia de Mingo, llegando a los Juzgados de Plaza de Castilla en una imagen de archivo ©EuropaPress

De Mingo vive en este municipio madrileño desde 2017, fecha en la que salió de la cárcel en tercer grado y después de haber cumplido 11 de los 25 años de internamiento psiquiátrico a los que había sido condenada en 2006. Llevaba, por tanto, cuatro años bajo control de la familia por su trastorno, una esquizofrenia paranoide crónica, de la que estaba en tratamiento.

Los magistrados de la Audiencia Nacional decidieron en noviembre de 2017 que podía pasar al tercer grado tras más de una década manteniendo estabilidad en su enfermedad y sin ninguna recaída. A su favor, señalaban también que era consciente del trastorno que padece, por lo que tomaba su medicación. Durante los años que estuvo en prisión, se había ido reinsertando socialmente de manera progresiva y ahora vivía con su madre, de 77 años, quien debía comprobar que seguía el tratamiento. También seguía bajo vigilancia clínica de su psiquiatra de cabecera.

tags: