1. home
  2. /Noticias

Caso Alcàsser: cobra fuerza la investigación (30 años después) gracias a nuevas pruebas genéticas

Un testigo, oficial de barco, ha confirmado hace tan solo unos días que Antonio Anglés huyó en su embarcación

2 Minutos de lectura
Crimen de Alcàsser

El caso de Desirée, Miriam y Toñi, conocidas como ‘las niñas de Alcàsser’, conmocionó a España en los años 90

© Archivo

La desgarradora historia de Miriam, Toñi y Desirée, las tres niñas de Alcàsser (Valencia) que desaparecieron en noviembre de 1992, conmocionó a todo el país cuando, dos meses y medio después, dos apicultores hallaron por casualidad los cuerpos sin vida de las menores. Se puso de inmediato toda la maquinaria para dar con los culpables y pronto se identificó a los autores: Antonio Anglés y Miguel Ricart. Ricart fue detenido y condenado a 170 años de prisión (de los que ha cumplido 21), pero Anglés se esfumó como por arte de magia.

A pesar de ser el hombre más buscado y de que su imagen se quedó grabada en la mente de casi todos los españoles, las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado nunca dieron con él. Eso ha generado, con el tiempo, toda una serie de teorías conspiranoicas, alimentadas por una gran cadena de errores en la investigación y por numerosos interrogantes sin respuesta.

Caso Alcàsser: incorporan a la investigación nuevos testimonios de marineros del buque en el que se fugó Antonio Anglés
Antonio Anglés huyó como polizón en un barco, información que ha confirmado ahora, 29 años después, un marinero de esa embarcación ©EuropaPress

El crimen, por tanto, continúa sin resolverse casi 30 años después, pero en estas tres décadas la tecnología ha avanzado enormemente, por lo que una de las acusaciones particulares, la Asociación Laxshmi para la Lucha contra el Crimen y la Prevención, ha solicitado en el juzgado de Alcira que instruye el caso que se analicen once pelos encontrados en los cuerpos, según adelanta el periódico Las Provincias. La Asociación busca, sobre todo, demostrar la culpabilidad de Anglés porque, en caso de que fuese localizado, con las pruebas recabadas hasta el momento no se podría demostrar su implicación en los hechos.

Que Antonio Anglés apareciera tres décadas más tarde podría parecer un milagro, pero no es imposible, puesto que hace tan solo unas semanas un testigo informó sobre los últimos pasos que dio tras el terrible triple asesinato. Desde el primer momento, los investigadores creyeron que podría haber huido en un barco; pues bien, ha sido ahora, hace tan solo unos días, cuando un oficial de ese barco ha confirmado que Anglés viajó en él como polizón.

Una nueva pista da algo de luz, pero el tiempo apremia, puesto que el crimen prescribe dentro de ocho años. A pesar de ser uno de los casos más espeluznantes de los que se ha tenido conocimiento, si el asesino de Toñi, Miriam y Desirée apareciera después de 2029, quedaría completamente impune del terrible acto que cometió.