1. home
  2. /Noticias

¿Por qué dudan los científicos de la necesidad de una tercera dosis de la vacuna contra el COVID?

El debate no tiene tanto que ver con su eficacia como con la prioridad de proteger a la población no vacunada aún

3 Minutos de lectura
Por TU OTRO DIARIO/EUROPA PRESS
Janssen

Los científicos consideran prioritario que se proteja con las primeras dosis a un mayor porcentaje de población mundial antes que recurrir a la de refuerzo en los ya vacunados

© EuropaPress

La tercera dosis se lleva anunciando desde antes de que se aprobaran las vacunas contra el COVID. Incluso se planteaba la probabilidad de que tuviéramos que recibir una inyección cada año o cada ciertos meses ¿Por qué entonces el debate en torno a su utilidad? Pues parece ir más enfocada en la necesidad de dar antes protección con las dos dosis al mayor porcentaje posible de la población mundial. Estos son los motivos que los científicos (incluidos algunos de la OMS y la Agencia Norteamericana del Medicamento) argumentan para posponer la tercera dosis:

1º La elevada eficacia de las actuales vacunas

Incluso para la variante Delta, la eficacia de la vacuna contra el COVID grave es tan alta que las dosis de refuerzo para la población general no son apropiadas en esta etapa del pandemia. La revisión, publicada en ‘The Lancet’, resume la evidencia actualmente disponible de ensayos controlados aleatorios y estudios observacionales publicados en revistas revisadas por pares y servidores de preimpresión. Un hallazgo constante de los estudios observacionales es que las vacunas siguen siendo muy eficaces contra la enfermedad grave, incluida la de todas las principales variantes virales.

Vacuna
Las vacunas actuales han demostrado una elevada efectividad contra la enfermedad grave causada por el COVID ©GettyImages

Haciendo un promedio de los resultados informados de los estudios observacionales, la vacunación tuvo una eficacia del 95% contra la enfermedad grave tanto de la variante Delta como de la variante Alfa, y más del 80% de eficacia en la protección contra cualquier infección por estas variantes. En todos los tipos y variantes de vacunas, la eficacia de la vacuna es mayor contra la enfermedad grave que contra la enfermedad leve.

Aunque las vacunas son menos efectivas contra la enfermedad asintomática o contra la transmisión que contra la enfermedad grave, incluso en poblaciones con alta cobertura de vacunación, la minoría no vacunada sigue siendo la principal causa de la transmisión, además de correr el mayor riesgo de contraer una enfermedad grave.

“Tomados en su conjunto, los estudios actualmente disponibles no proporcionan evidencia creíble de una disminución sustancial de la protección contra enfermedades graves, que es el objetivo principal de la vacunación”, señala la autora principal, la doctora Ana-Maria Henao-Restrepo de la OMS.

2º Esperar a las vacunas de segunda generación

La eficacia de los refuerzos desarrollados específicamente para coincidir con posibles variantes más nuevas podría ser mayor y más duradera que los refuerzos que utilizan las vacunas actuales. Así, recomienda una estrategia similar para las vacunas contra la gripe, para la cual cada vacuna anual se basa en los datos más recientes sobre las cepas circulantes, lo que aumenta la probabilidad de que la vacuna siga siendo efectiva incluso si hay una mayor evolución de la cepa.

Las vacunas generan anticuerpos
La eficacia de las vacunas de segunda generación podría ser mayor y más duradera ©GettyImages

3º Proteger antes a los no vacunados

Solo los países de más altos ingresos tienen un porcentaje alto de población vacunada, por lo que la prioridad ahora es inocular con las primeras dosis al mayor número posible de personas. A juicio de la doctora Henao-Restrepo, el suministro limitado de estas vacunas salvará la mayor parte de vidas si se pone a disposición de las personas que corren un riesgo apreciable de padecer una enfermedad grave y que aún no han recibido ninguna vacuna. “Incluso si en última instancia se puede obtener algún beneficio con el refuerzo, no compensará los beneficios de brindar protección inicial a los no vacunados. Si las vacunas se implementan donde serían más beneficiosas, podrían acelerar el final de la pandemia al inhibir la evolución de variantes”, añade.

Un mayor éxito en la administración de vacunas a grandes poblaciones conducirá inevitablemente a un aumento de la cantidad de personas vacunadas, a una disminución de la cantidad de personas no vacunadas y, por lo tanto, a una proporción cada vez mayor de todos los casos que serán casos innovadores, especialmente si la vacunación conduce a los cambios de comportamiento en los vacunados.

4º La protección en los vacunados permanece en el tiempo

Los autores señalan que incluso si los niveles de anticuerpos en los individuos vacunados disminuyen con el tiempo, esto no necesariamente predice reducciones en la eficacia de las vacunas contra la enfermedad grave. Esto podría deberse a que la protección contra enfermedades graves está mediada no solo por respuestas de anticuerpos, que pueden ser de duración relativamente corta para algunas vacunas, sino también por respuestas de memoria e inmunidad mediada por células, que generalmente tienen una vida más larga. Por tanto, el informe afirma que si finalmente se van a utilizar refuerzos, será necesario identificar circunstancias específicas en las que los beneficios superen los riesgos.