1. home
  2. /Noticias

Cambiadas al nacer: un hospital de Logroño entregó dos recién nacidas a las familias equivocadas en 2002

Una de las afectadas, quien actualmente tiene 19 años, reclama una indemnización de más de tres millones de euros por daños morales

3 Minutos de lectura
bebé

Las niñas nacieron en 2002, el mismo día y tuvieron que ir a la incubadora, tras lo que fueron intercambiadas

© EuropaPress

Los hechos ocurrieron hace ahora 19 años, en 2002, cuando dos bebés nacieron el mismo día y casi a la misma hora en el ahora ya desaparecido Hospital San Millán de Logroño. Debido a su poco peso, ambas necesitaron una incubadora y fue precisamente allí donde debido a un “error humano” y de ”los sistemas de identificación”, sus vidas fueron intercambiadas y cada una fue entregada a una familia que no era la suya.

Incubadoras
El error salió a la luz después de que una de las jóvenes implicadas se hiciera una prueba de ADN para reclamar la manutención a su padre ©GettyImages

Una de ellas fue a parar a una familia desestructurada y la otra bajo la tutela de su abuela. Fue precisamente esta última, la que descubrió el intercambio después de que como tutora legal de la niña interpusiera en 2017 una demanda porque el padre de la entonces menor no se hacía cargo de ella. Esto llevó a que se solicitara una prueba de ADN que determinó que la niña no era hija biológica del padre, pero que tampoco lo era de la madre, levantando así todo el entramado. Además, salió a la luz que el grupo sanguíneo que tenía asignado en su historia clínica también era erróneo.

El empeño de la niña, que por aquel entonces tenía 15 años, y las denuncias interpuestas por su “supuesta abuela” provocó una investigación en la Consejería de Salud de La Rioja que determinó que determinó que la confusión sólo podía haberse dado con la otra niña, que nació con cinco horas de diferencia y con la que tiene el grupo sanguíneo cambiado.

El procedimiento actualmente se encuentra a expensas de unas pruebas de ADN solicitadas el pasado enero para descubrir si los padres de aquel bebé eran en realidad los biológicos de esta niña, quien actualmente tiene 19 años. “El Ministerio Fiscal, que vela por el orden público, inició un procedimiento de filiación y, en enero del 2021, la jueza volvió a pedir un nuevo informe genético pero, casi nueve meses después, aún no se tienen las pruebas”, ha resaltado el abogado de la demandante, José Sáez-Morga.

La ciencia ha demostrado que pueden tener padres diferentes
La consejería “cree que pudo deberse a un error humano”, aunque afirman que ”no saben quién pudo cometerlo” ©GettyImages

A la vez, el despacho de abogados de la demandante ha iniciado una reclamación administrativa de responsabilidad patrimonial por daños morales reclamando una indemnización de más de tres millones de euros, frente a los 215.000 euros que ofrece Salud.

Esto último está parado a expensas de las pruebas genéticas pendientes en el Juzgado de Familia, algo que Sáez-Morga ha creído innecesario cuando hay “hechos elocuentes que demuestran que el cambio se ha producido”.

Desde la Consejería de Salud, su consejera, Sara Alba, ha reconocido que el intercambio se produjo, y lo ha calificado como un “error humano” de una persona que no se ha logrado identificar, pero ha destacado que se trata de un caso que se produjo “hace dos décadas y que se judicializó la legislatura pasada”. No obstante, para Sáez-Morga esto último es irrelevante.

El abogado, además, ha indicado que la demanda no es penal ya que consideran que la negligencia no ha sido voluntaria y ha creído que el daño producido a la demandante es “inconmensurable, continuado y de por vida” porque “esta persona no se va a librar nunca del estigma de esta confusión”. Se trata de “fortalecer su personalidad económica con la finalidad de que tenga un futuro asegurado” aunque lo ocurrido ”no sea reparable”.

Pies de un bebé dentro de una cuna
El procedimiento actualmente se encuentra a expensas de unas pruebas de ADN solicitadas el pasado enero ©GettyImages

Ahora, se deben recibir las pruebas genéticas para que la jueza determine quienes son los padres (algo ante lo que ha añadido que se suma que su cliente no ha podido conocer a su madre biológica porque falleció en 2018) para que el expediente de responsabilidad patrimonial se falle con dictamen de los Servicios Jurídicos de Salud y el Consejo Consultivo.

Alba también ha dicho que la actual Consejería está “profundamente volcada en resolver la reclamación patrimonial” y ofrece la “máxima colaboración con la Justicia”. “Salud puede garantizar que esta situación no puede volver a suceder” ha asegurado explicando que ”los sistemas, entonces, no estaban tan informatizados como ahora y han cambiado los sistemas de identificación”.