1. home
  2. /Noticias

La historia de Lleïr, el niño de 2 años que vive gracias a un trasplante de órganos pionero en España

La generosidad de la familia del donante, un bebé menor de 24 meses, lo ha hecho posible

2 Minutos de lectura
Ha recibido un trasplante pulmonar pionero en España

Lleïr ha recibido un trasplante pulmonar pionero en España

© Hospital Vall d'Hebron

Lleïr, que tiene dos años, nació con los dos pulmones muy dañados y el izquierdo apenas funcionaba. A eso se sumaba una cardiopatía congénita, de modo que las perspectivas que los médicos dieron a sus padres no eran en absoluto favorables. Al año les comunicaron que debía recibir un trasplante pulmonar y lo pusieron en lista de espera. Encontrar un donante a estas edades no es fácil, pero más de un año después recibieron la gran noticia. La enorme generosidad de otra familia que ya no podía hacer nada por la vida de su hijo de edad similar salvó la de Leïr. El equipo médico del Vall d’Hebron de Barcelona también fue clave: practicaron una técnica pionera en donantes tan pequeños.

En concreto, lo que hicieron fue extraer los pulmones en parada cardíaca controlada (asistolia controlada) a un bebé para trasplantarlos a un receptor pediátrico menor de 24 meses. Aunque este tipo de intervenciones sí se emplean en personas adultas, es la primera vez que se realiza en un donante menor de 24 meses en España y, en general, en el resto de Europa es “muy poco habitual” en pacientes pediátricos.

La estructura y los tejidos de los pulmones de un bebé no son los mismos que los de una persona adulta, ni tampoco la resistencia a la isquemia -fase que pasa entre el momento en que se interrumpe la circulación del órgano hasta que se restituye nuevamente en el cuerpo del receptor-, lo que “complica el procedimiento”.

La profesional del Servicio de Cirugía Torácica y Trasplante Pulmonar del hospital Irene Bello ha explicado que en donantes tan pequeños se desconoce cuánto tiempo pueden estar los tejidos sin recibir oxígeno, de forma que la cirugía de la extracción de los pulmones se tiene que hacer “lo más rápido posible”.

Ha recibido un trasplante pulmonar pionero en España
Tras recibir sus nuevos órganos, el pequeño Lleïr tuvo que permanecer ingresado un mes en la UCI y otros dos meses en planta ©EuropaPress

El comienzo de una nueva vida para Leïr

Después del trasplante, Leïr tuvo que estar un mes ingresado en la UCI. En planta fueron otros dos meses más, pero ese duro trance ha merecido la pena. Ahora, otros tantos meses después de haber recibido el alta hospitalaria, este pequeño paciente se ha convertido en todo un torbellino experto “en revolver cajones” y en “sembrar el caos en toda consulta médica que se precie”, como dice su madre en tono jocoso en unas declaraciones a La Vanguardia. Es, sin duda, la mejor prueba de que todo evoluciona correctamente.

Tendrá que tener un control casi permanente para evitar infecciones o complicaciones respiratorias, pero las perspectivas de vida para este pequeño gran luchador son ya mucho más que favorables.