1. home
  2. /Noticias

La denuncia de Jeff Bezos a la NASA que pone en peligro el regreso a la Luna

La Agencia Aeroespacial había contratado a Space X, la empresa de Elon Musk, para la misión Artemis, planteada como el trampolín para un posterior viaje a Marte

2 Minutos de lectura
Blue Origin

Bezos ha acusado a la NASA de llevar a cabo una ‘evaluación ilegal e inadecuada’ de las propuestas durante el proceso de licitación

© GettyImages

Han pasado 52 años desde que el hombre pisó, por primera vez, la Luna. Más de medio siglo después, la Misión Artemis planea regresar al satélite de la Tierra para utilizarlo como trampolín pensando en un posterior viaje a Marte. Un plan que debía dar su pistoletazo de salida en noviembre de 2021 y que ahora peligra. ¿La razón? La denuncia de Jeff Bezos.

La Misión Artemis, la primera que incluirá a una mujer y a una persona negra en su tripulación, tiene como objetivo “buscar descubrimientos científicos, beneficios económicos e inspiración para una nueva generación de exploradores. Usaremos lo que aprendamos en y alrededor de la Luna para dar el siguiente salto gigante: enviar a los primeros astronautas a Marte”.

Jeff Bezos
El proyecto de Blue Origin para el Sistema de Aterrizaje Humano (HLS) se cifraba en 4.998 millones de euros ©GettyImages

Un propósito que ahora se tambalea tras la denuncia presentada por Blue Origin, la compañía aeroespacial de Jeff Bezos. Y es que este litigio ha obligado a la NASA a paralizar el proyecto durante más de dos meses. Queda por ver de qué manera se van a modificar las fechas que figuraban en la hoja de ruta original:

  • Noviembre 2021 – Misión Artemis I: se lanza la primera nave no tripulada hacia la Luna.
  • Agosto 2023 – Misión Artemis II: los astronautas tripularán la nave Orion.
  • 2024 – Misión Artemis III: un hombre y una mujer pisarán la Luna.
Jeff Bezos
La demanda de Jeff Bezos ha obligado a la NASA a paralizar el proyecto durante más de dos meses ©GettyImages

Blue Origin y SpaceX

¿Cómo han llegado hasta aquí? En un principio, la NASA anunció que adjudicaría dos contratos para desarrollar el Sistema de Aterrizaje Humano (HLS). O lo que es lo mismo: el encargado de transportar a los astronautas desde la nave espacial Orión hasta la superficie de la Luna. Sin embargo, los términos cambiaron debido a una limitación en el presupuesto. La Agencia informó, entonces, que solo habría un contrato… que acabó en manos de SpaceX.

La empresa de Elon Musk se ajustaba más a las restricciones monetarias: su proyecto se cifraba en 2.448 millones de euros frente a los 4.998 millones de euros de la propuesta de Blue Origin. La compañía de Jeff Bezos ha acusado a la NASA de llevar a cabo una “evaluación ilegal e inadecuada” de las propuestas durante el proceso de licitación y, además, ha añadido que se necesitaban un par de proveedores para desarrollar el citado módulo.

A raíz de este movimiento, la Agencia ha puesto en pausa la colaboración con SpaceX y todas las partes han acordado que el pleito debe terminar, como máximo, el 1 de noviembre para que la Misión Artemis no se retrase aún más.