1. home
  2. /Noticias

El otro lado de la pandemia: se estima que más de 1,5 millones de niños han perdido a sus padres o abuelos a causa de la COVID-19

Estas p corren el riesgo de sufrir profundos efectos adversos a corto y largo plazo en su salud, seguridad y bienestar

4 Minutos de lectura
Por EUROPA PRESS
Mascarilla

El estudio lo ha realizado la revista científica The Lancet

© EuropaPress

Más de 1,5 millones de niños de todo el mundo han sufrido la muerte de un padre, un abuelo u otro pariente que los cuidaba como consecuencia de la COVID-19, según un nuevo estudio publicado en la revista científica The Lancet.

De ellos, más de un millón de niños experimentaron la muerte de uno o ambos padres durante los primeros 14 meses de la pandemia, y otro medio millón experimentó la muerte de un abuelo cuidador que vivía en su propia casa.

Docencia Online
En España se estima que 2.669 menores perdieron uno de sus cuidadores ©GettyImages

Los niños que han perdido a uno de sus padres o a un cuidador corren el riesgo de sufrir profundos efectos adversos a corto y largo plazo en su salud, seguridad y bienestar, como el aumento del riesgo de enfermedad, abusos, violencia sexual y embarazo en la adolescencia. En consecuencia, estos investigadores piden que se tomen “medidas urgentes” para abordar el impacto de las muertes de los cuidadores en los niños en los planes de respuesta frente a la COVID-19.

“Por cada dos muertes por COVID-19 en el mundo, un niño se queda atrás para enfrentarse a la muerte de un padre o cuidador. Para el 30 de abril de 2021, estos 1,5 millones de niños se habían convertido en la trágica consecuencia ignorada de los 3 millones de muertes por COVID-19 en todo el mundo, y esta cifra no hará más que aumentar a medida que la pandemia avance. Nuestros hallazgos ponen de manifiesto la urgente necesidad de dar prioridad a estos niños e invertir en programas y servicios basados en la evidencia para protegerlos y apoyarlos ahora mismo y seguir apoyándolos durante muchos años en el futuro, porque la orfandad no desaparece”, resalta la doctora Susan Hillis, una de las autoras principales del estudio, del Equipo de Respuesta frente a la COVID-19 de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés).

Niños
Las experiencias traumáticas se asocian con el aumento del consumo de sustancias, las condiciones de salud mental y otras de comportamiento ©GettyImages

Antes de la pandemia, se calcula que había 140 millones de niños huérfanos en todo el mundo. Estos niños tienen un mayor riesgo de sufrir problemas de salud mental, pobreza familiar y violencia física, emocional y sexual. También tienen más probabilidades de morir por suicidio o de desarrollar una enfermedad crónica, como una cardiopatía, una diabetes, un cáncer o un derrame cerebral.

Antes de este informe, no había cifras globales para cuantificar cuántos niños se han visto afectados por la pérdida de un cuidador durante la pandemia de COVID-19, ya sea directamente (debido al virus) o indirectamente (debido a otra condición que se agravó debido a la pandemia). Los investigadores del estudio desarrollaron modelos matemáticos utilizando los mejores datos disponibles como un intento inicial de estimar la magnitud de este impacto oculto de la pandemia en los niños.

Aplicando métodos similares a los utilizados por el Grupo de Referencia de ONUSIDA sobre Estimaciones, Modelos y Proyecciones para estimar el número de niños huérfanos a causa del sida, los autores basaron las estimaciones de orfandad de COVID-19 en los datos de mortalidad de 21 países que representan el 77 por ciento de las muertes de COVID-19 a nivel mundial.

Niño jugando en su habitación durante el confinamiento
Antes de que se declarase la pandemia las cifras de huérfanos rondaban los 140 millones en todo el planeta ©EuropaPress

El análisis incluyó tanto las muertes por COVID-19 notificadas entre el 1 de marzo de 2020 y el 30 de abril de 2021 como el número de muertes en exceso (cuando se disponía de esos datos), durante el mismo periodo de tiempo, para tener en cuenta las variaciones en los sistemas de notificación específicos de cada país.

Los investigadores relacionaron las tasas de mortalidad por COVID-19 con los datos de fertilidad de hombres y mujeres de esos 21 países para estimar el número de niños que habían perdido a uno de sus padres como consecuencia del COVID-19. La pérdida de ambos progenitores se contabilizó para que los niños no se contaran dos veces.

Los investigadores ampliaron su análisis para incluir las muertes de abuelos u otros adultos mayores de entre 60 y 84 años que vivían en el mismo hogar que los niños, basándose en las estadísticas de la División de Población de las Naciones Unidas sobre la composición de los hogares. Estas cifras tienen en cuenta a los abuelos custodios (que viven con los nietos en ausencia de los padres), que son los principales responsables del cuidado de sus nietos, así como a los abuelos y otros miembros mayores de la familia que viven en el mismo hogar (con los nietos y los padres) y tienen responsabilidades secundarias, pero no primarias, de cuidado.

Se utilizó un modelo matemático para extrapolar los resultados de estos 21 países al resto del mundo, utilizando datos a nivel de país sobre las muertes y las tasas de fertilidad de COVID-19. El modelo mostró una alta correlación entre la tasa de fecundidad femenina y la relación entre huérfanos y muertes.

Familia paseando por Madrid
Las muertes asociadas con la COVID-19 eran, en todos los países, mayores entre los hombres que entre las mujeres ©GettyImages

Los resultados sugieren que al menos 1.134.000 niños sufrieron la muerte de su madre, padre o abuelos custodios, como consecuencia del COVID-19. De ellos, se estima que 1.042.000 perdieron a su madre o a su padre, o a ambos. En total, se estima que 1.562.000 niños han sufrido la muerte de al menos uno de sus padres o de un abuelo custodio u otro cohabitante (u otro pariente mayor).

Los países con las tasas más altas de niños que pierden a su cuidador principal (padre o abuelo custodio) son Perú (1 niño por cada 100, con un total de 98.975 niños), Sudáfrica (5 niños por cada 1.000, con un total de 94.625 niños), México (3 niños por cada 1.000, con un total de 141.132 niños), Brasil (2 niños por cada 1.000, con un total de 130.363 niños), Colombia (2 niños por cada 1.000, con un total de 33.293 niños), Irán (más de 1 niño por cada 1.000, con un total de 40.996 niños), Estados Unidos (más de 1 niño por cada 1.000, con un total de 113.708 niños) y Rusia (1 niño por cada 1.000, con un total de 29.724 niños).

En abril de 2021, en la India, los investigadores estiman que el número de niños huérfanos se multiplicará por 8,5 (43.139) en comparación con marzo de 2021 (5.091).

En casi todos los países, las muertes fueron mayores en los hombres que en las mujeres, sobre todo en las edades medias y avanzadas. En general, hasta cinco veces más niños perdieron a sus padres que a sus madres.

Los investigadores afirman, no obstante, que sus resultados están “probablemente subestimados” porque las cifras de varios países incluidos en el estudio se basaban únicamente en la mortalidad por COVID-19 y no se disponía de datos sobre el exceso de muertes.