1. home
  2. /Noticias

‘El Pequeño Nicolás’, condenado a tres años de cárcel por usurpación de funciones públicas y cohecho

A la sentencia se le ha apreciado un atenuante por anomalía psíquica

2 Minutos de lectura
Por EUROPA PRESS

Francisco Nicolás ha alegado que su objetivo no era el de fingir ser una autoridad oficial, sino aparentar ser ‘una persona importante’

© GettyImages

Francisco Nicolás Gómez Iglesias, más conocido como ‘El Pequeño Nicolás’, ha sido condenado a 3 años de cárcel por delitos de usurpación de funciones públicas y cohecho activo, aunque se le ha apreciado un atenuante por anomalía psíquica, por el viaje que hizo en agosto de 2014 a Ribadeo haciéndose pasar por un enlace entre Gobierno y Casa Real.

El pequeño Nicolás
Nicolás ha sostenido que su objetivo era aparentar ser ‘una persona importante’ ©GettyImages

En concreto, la Sección 17 de la Audiencia Provincial de Madrid ha impuesto a Francisco Nicolás una pena de 9 meses de prisión como autor de un delito de usurpación de funciones públicas con las atenuantes de anomalía psíquica y dilaciones indebidas, y de otros 2 años y 3 meses de cárcel por cohecho activo, apreciando las mismas atenuantes, dado que el juez considera probado, tal y como plasma en la sentencia, que Francisco Nicolás padece “un trastorno adaptativo con sintomatología ansioso-depresiva, situación que le condiciona la percepción de la realidad, limitando levemente sus facultades cognitivas”.

Durante el juicio, Gómez Iglesias sostuvo que su objetivo no era fingir que era una autoridad oficial, sino aparentar que era “una persona importante” para impresionar al presidente de ALSA, Jorge Cosmen, con quien había programado una reunión que tuvo lugar el 13 de agosto de 2014 en el Club Náutico de Ribadeo. “Quería tirarme el pisto”, dijo.

Juicio al ‘Pequeño Nicolás’
La condena de tres años de prisión sería aún mayor de no ser por los atenuantes de anomalía psíquica ©GettyImages

Se trata de la segunda pena de prisión para Francisco Nicolás, a quien el pasado mes de junio la Audiencia Nacional lo condenó a 1 año y 9 meses de cárcel y al pago de una multa de nueve meses con una cuota diaria de diez euros, como autor de un delito de falsedad en documento oficial por falsificar un DNI para que un amigo le hiciera el examen de Selectividad de 2012. En aquella ocasión no llegó a entrar en prisión porque la suya era una una condena inferior a dos años, el mínimo legal para que una persona sin antecedentes sea encarcelada. Ahora el destino del ‘pequeño Nicolás’ parece inevitable.