1. home
  2. /Noticias

Un búsqueda de 24 años y 500.000 kilómetros con final feliz: un padre logra encontrar a su hijo secuestrado en China

Guo Xinzhen tenía dos años y medio cuando fue arrebatado de su familia mientras jugaba junto a su casa

2 Minutos de lectura
En China se producen miles cada año

Según un estudio llevado a cabo en 2015, unos 20.000 pequeños desaparecen de sus hogares cada año

© GettyImages

Uno de los grandes problemas de China son los secuestros de niños. Según un estudio llevado a cabo en 2015, unos 20.000 pequeños desaparecen de sus hogares cada año: la mayor parte de ellos son vendidos en organizaciones ilegales de adopción que operan dentro de las fronteras nacionales, pero también fuera de ellas. Así comienza la historia de Guo Xinzhen, que pudo regresar a su hogar después de que su padre le buscase durante 24 años y recorriera 500.000 kilómetros para dar con él.

En 1997, Guo Xinzhen tenía dos años y medio y estaba jugando en frente de su casa, ubicada en Shandong, cuando fue secuestrado. Tal y como han desvelado las autoridades que han llevado su caso, los autores de los hechos fueron una mujer (identificada por su apellido Tang) y un hombre (Hu), que eran pareja. Fue ella la encargada de engañar al pequeño para llevarlo consigo hasta la estación de autobuses: desde allí, los tres, se trasladaron a la vecina provincia de Henan donde remataron la venta.

En China se producen miles cada año
Tras ganar su propia batalla, el padre de Guo ha ayudado a siete familias a reunirse con sus hijos secuestrados ©GettyImages

10 motocicletas y todos sus ahorros

El padre de Guo, que fue encontrado en el mismo lugar donde se gestó su adopción, emprendió, entonces, un viaje que ha durado 24 años y que le ha llevado a recorrer medio millón de kilómetros. A bordo de una moto, o mejor dicho, de un total de diez motocicletas examinó más de veinte regiones de China siguiendo las pistas sobre su hijo y portando pancartas con su imagen.

A pesar de los accidentes y de los incidentes vividos a lo largo de todo este tiempo, el padre de Guo no perdió nunca la esperanza: ha invertido todos los ahorros de su vida, ha dormido debajo de puentes y se ha enfrentado a delincuentes. Un descomunal esfuerzo que tuvo su recompensa. Tal y como informan diversos medios asiáticos, el Ministerio de Seguridad Pública de China desveló que las pruebas de ADN jugaron un papel fundamental para rastrear la identidad de su hijo y propiciar el reencuentro.

Abanderado de la causa

Según la investigación policial, los dos sospechosos de haber perpetrado el secuestro fueron, posteriormente, localizados y arrestados. El padre de Guo, por su parte, sea convertido en uno de los abanderados en la lucha por erradicar los secuestros infantiles en China. Como miembro destacado de las organizaciones inmersas en la búsqueda de personas desaparecidas ya ha ayudado a siete familias a reunirse con sus hijos secuestrados.