1. home
  2. /Noticias

Esta son las tres curiosas razones por las que las persianas son un ‘rara avis’ fuera de España

Somos, prácticamente, la única nación de Europa que sigue empleando este elemento en las viviendas

2 Minutos de lectura
Son muy comunes en España

Uno de los argumentos está relacionado con su practicidad, pero los otros están más centrado en la forma de ser de la población

© GettyImages

España es, prácticamente, el único país de Europa que sigue empleando persianas. Si, alguna vez, habéis traspasado nuestras fronteras os habréis dado cuenta que este elemento tan común se convierte en un ‘rara avis’ desde los Pirineos hacia arriba. Un fenómeno que se puede explicar con tres argumentos: uno práctico y otros dos relacionados con la forma de ser de los ciudadanos. Esta son las tres razones por las que las persianas son tan extrañas.

Horas de luz

La primera explicación que encontramos para la masiva presencia de persianas en España, pero no en el resto de Europa es el clima. Nuestro país tiene más horas de luz que el resto de naciones: entre 2.500 y 3.000 al año. El principal cometido de este elemento es evitar que entre luz en exceso así como proteger las viviendas del calor en verano y del frío en invierno.

Sociables… de puertas para fuera

Los sociólogos destacan algunos rasgos del carácter de los españoles que, sin embargo, no se aplica en todos los ámbitos de sus vidas. Describen su personalidad como sociable y abierta, pero ponen barreras a la hora de mostrar lo que ocurre dentro de los hogares.

Son muy comunes en España
En nuestro aún quedan retazos de algunas costumbres árabes que invitan a vivir para dentro de la casa, algo más sencillo con persianas ©GettyImages

En España se hace (mucha) vida en la calle y la convivencia genera dos reacciones opuestas: la curiosidad por la vida de los demás y la reserva por guardar la intimidad propia. La persona necesita un mecanismo que le permita desconectar de esa vida social que hace en el exterior: las persianas (así como otros elementos) son la herramienta perfecta.

El pasado de España

En un análisis del tema, el periódico El País explica la predominante existencia de persianas en las casas españolas porque aún prevalecen “costumbres de la cultura árabe de vivir para dentro de la casa, tener lo bonito en el interior como los patios y mirar a través de las celosías”. Esta idea choca con el calvinismo del centro de Europa, donde los habitantes abren sus viviendas “para demostrar la honestidad de sus huéspedes y no tener miedo a enseñar si eres pobre o rico”. Al no contar con este elemento, buscan compartir información, ser transparentes y comunicar que nada tienen que esconder. Y, además, así las casas parecen más grandes y más bonitas.