1. home
  2. /Noticias

Polémico brote de COVID en el certamen de Miss México: ocultan que la mitad de las participantes estaban contagiadas

La organización permitió la celebración del concurso y no fue hasta días después cuando una denuncia anónima alertó a las autoridades sanitarias

2 Minutos de lectura
Certamen de belleza

Tres de las participantes en Miss México durante uno de los eventos en torno al certamen

© Karolina Vidales

Karolina Vidales se coronaba el pasado jueves como la nueva Miss México. Todo parecía normal en un certamen de belleza -de gran popularidad en el país-, pero este lunes saltaba el escándalo: había un brote de COVID, la mitad de las participantes estaban contagiadas. Aun así se celebró como si nada ocurriera, frente a 300 personas que asistieron como público.

De los 17 positivos, 15 eran misses (de un total de 32). Una de ellas, Isela Serrano, representante de Chihuahua, tuvo incluso que dejar el concurso por su mal estado de salud y acabó ingresando en un hospital. El resto, después de la celebración del concurso, regresaron a sus casas sin ningún tipo de cuidado especial. Fue una vez en sus respectivas ciudades de origen cuando familiares de algunas de ellas denunciaron los hechos.

Tras la denuncia, el número de positivos ya se ha elevado a 30, pero la cifra podría ser muy superior, puesto que las chicas tuvieron contacto directo con muchas personas en diferentes eventos organizados en torno al certamen. Las autoridades sanitarias se pusieron en contacto de inmediato con el director de Miss México y le enviaron una notificación (un “oficio”, como lo llaman en México) que su equipo se aislase y llamase al sistema nacional de salud, pero el directivo se negó a recibir el oficio. Eso obligó a las autoridades a intentar contactar de manera individual con cada uno de los afectados para que avisen a su vez a su entorno más cercano.

En un principio, todo estaba organizado según los protocolos. Las participantes presentaron PCR negativas al inicio del certamen, que no necesitaba ningún permiso especial para celebrarse. La única norma que estaban obligados a cumplir era la reducción de aforo entre el público y se llevó a cabo; así, el teatro en el que tuvo lugar Miss México tiene una capacidad para 1000 personas, pero solo se permitió el acceso a 300.

El primer contagio entre las chicas, según todos lo indicios, se produjo una vez empezado el concurso. La única medida que tomó la organización, una vez iniciado el brote, fue adelantar un día la elección de la ganadora. Se había extendido el rumor de que Iselda Serrano se había contagiado y no era viable mantener el secreto por más tiempo. Afortunadamente, ella evoluciona favorablemente y el resto de los contagiados o no tienen síntomas o son leves. El problema ahora está en sus contactos y en averiguar hasta dónde ha llegado el brote.