1. home
  2. /Noticias

Uno de los tripulantes del Ángeles Alvariño que participó en la búsqueda de las niñas de Tenerife: ‘Lloramos al encontrar el cuerpo de Olivia’

De vuelta a casa, uno de los integrantes del operativo del buque ha confesado al ‘Faro de Vigo’ que le va a costar mucho desconectar de lo vivido

2 Minutos de lectura
Buque oceanográfico

El buque Ángeles Alvariño logró encontrar en el fondo del mar el cuerpo de la pequeña Olivia

© EuropaPress

Las labores de búsqueda de las niñas de Tenerife a bordo del buque oceanográfico Ángeles Alvariño no han sido nada fáciles. Además de los problemas técnicos a los que han tenido que enfrentarse tras las averías de su radar de barrido lateral y su robot marino, la tripulación también ha hecho frente a numerosas horas de trabajo, en donde encontrar alguna pista sobre el paradero de las pequeñas, era su gran “combustible” para que las fuerzas no flaqueara. Expertos, profesionales, pero ante todo personas, ahora, y una vez concluida el rastreo a bordo de la embarcación, a todos ellos les toca retomar de nuevo su rutina, algo que no será una tarea nada fácil para la mayoría de ellos, tal y como ha confesado públicamente uno de los integrantes de este equipo de búsqueda en declaraciones al Faro de Vigo. “Desconectar de lo vivido no es fácil” afirmaba este vecino de O Morrazo, Galicia, que ha participado en el operativo y quien ha relatado cómo fue el día en el que encontraron el cuerpo sin vida de Olivia, la mayor de las dos hermanas.

niñas Tenerife
Olivia, la mayor de las hermanas desaparecidas en Tenerife sujetando a la pequeña Anna ©SOS Desaparecidos

“Cuando encontramos el cuerpo de Olivia a muchos se nos saltaron las lágrimas y eso que no vimos los restos”, ha contado. ”No vimos nada porque el cuerpo estaba en una bolsa. Se encontró a las 11 de la mañana –lastrado con un ancla– y no se pudo reflotar hasta las cinco de la tarde. No ves nada pero no paras de darle vueltas a la cabeza”, añade. “Los tripulantes no comimos. No estamos acostumbrados a esas cosas porque el Ángeles Alvariño no se dedica a eso. Nos cuadró ir porque teníamos el robot en otras tareas” por lo que para ellos participar en este tipo de labores era algo totalmente nuevo para ellos. Mucha gente nos pregunta por lo que pasamos. En esto juega mucho la mente de cada uno. Como no vimos nada, ahora vamos dejando atrás todo aquello”, señala.

Tenerife
Durante el mes que permanecieron en aguas canarias, catorce personas manejaban el barco además de los seis técnicos que controlaban el robot submarino y trabajan en guardias de 12 horas ©EuropaPress

El tripulante también ha explicado cómo fueron las jornadas maratonianas a las que estuvieron sometidos durante esos días, a la vez que ha detallado cómo se organizaron y cómo fue el proceso de búsqueda: “Cuando llegamos allí la policía ya tenía delimitado el campo sobre el que había que buscar. Barrimos toda la zona tanto con una sonda como con una maquinaria de barrido lateral, que detectaba cualquier objeto que se identificaba en el fondo. Después el robot submarino bajaba a comprobar todo lo identificado”, puntualiza.

Y es que además antes de hallar el cuerpo sin vida de la pequeña Olivia, el Ángeles Alvariño, encontró a más de 1.000 metros de profundidad la botella de oxígeno y el edredón de Tomás Gimeno, motivo por el cual se prolongó la búsqueda hasta dar con los restos mortales de la mayor de las hermanas, hallazgo al que siguió la identificación de dos bombonas pequeñas de oxígeno, instrumentos con los que Tomás Gimeno podría haberse quitado la vida, pero cuyo cuerpo no ha sido encontrado, así como tampoco se ha dado con el de la menor de sus hijas, Anna, aunque los investigadores señalan, que con toda seguridad, habría corrido el mismo triste destino que su hermana.