1. home
  2. /Noticias

Dos meses sin Anna y Olivia: esto es todo lo que se sabe de la búsqueda de las niñas de Tenerife

El 27 de abril, Tomás Gimeno desapareció junto a sus hijas en su barco: las autoridades trabajan para averiguar cómo sucedió

3 Minutos de lectura
Desaparecidas en Tenerife

El 27 de abril acuerdan que Tomás recogería a Anna y Olivia a las cinco de la tarde y las llevaría a casa a las nueve de la noche, algo que no sucedió

© Bringbackhomeannaandolivia

Este domingo se han cumplido dos meses desde que Anna y Olivia desaparecieron junto a su padre, Tomás Gimeno. Tiempo en el que se ha encontrado el cuerpo de la segunda mientras la investigación sigue activa para dar con la más pequeña de las dos hermanas y con el presunto autor de los hechos. La investigación se mantiene abierta y esto es todo lo que se sabe hasta el momento.

Según la información recogida en el auto de la magistrada del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 3 de Güímar, Beatriz Zimmermann y Tomás Gimeno mantuvieron una relación que finalizó hace un año. A partir de entonces ella vivía con sus hijas en Radazul y él en Igueste de Candelaria.

El 27 de abril

El 27 de abril acuerdan que el padre recogería a Anna y Olivia a las cinco de la tarde y las llevaría a casa a las nueve de la noche. La tarde comienza con Tomás llevando a la mayor de las hermanas a clases de alemán primero y a tenis después: Anna se queda en casa de sus abuelos paternos en Santa Cruz. Durante ese período de tiempo, el presunto asesino va a la Marina para probar el motor de su barco.

Niñas desaparecidas en Tenerife
Según las hipótesis que mantiene la Guardia Civil, Tomás habría arrojado los cuerpos de sus hijas dentro de bolsas de deporte lastradas ©@bringbackhomeannaandolivia

Hecha esta comprobación, recoge a Olivia y van a casa de sus padres donde están hasta las siete y media de la tarde. La siguiente parada es la casa de Tomás en Igueste de Candelaria, donde, presuntamente, acaba con la vida de las pequeñas, las envuelve en toallas, las mee en bolsas de basura y las introduce en dos bolsas de deporte.

Pasadas las nueve de la noche (hora a la que había acordado devolver a las pequeñas) regresa a Santa Cruz, pasa por la casa de sus progenitores para, a escondidas, dejar a su perro y algunos efectos personales, y sigue rumbo a la Marina. Aparca y hace tres viajes desde el coche hasta el barco transportando distintos objetos entre los que se encuentran las dos bolsas de deporte.

Las llamadas de Beatriz

Beatriz llega a casa de Tomás a las nueve después de que éste le informase que iba a comer algo por ahí con las niñas y, después, las llevaría de vuelta. Casi una hora después, la madre repite la llamada y su expareja le comunica que está fuera de la isla. En la siguiente conversación asegura que no volverá a ver a las pequeñas ni a él porque van a empezar una nueva vida.

A las diez y media se llevan a cabo dos llamadas más: Tomás se pone en contacto con ella para decirle que no va a permitir que crezcan sin él. Quince minutos antes de las once se queda sin batería. Beatriz y él vuelve a hablar a la una y media de la madrugada: ella le dice que Anna y Olivia necesitan a su madre y él responde que le costará, pero que con él estarán bien. Diez minutos después de las dos, Tomás se despide de la madre de sus hijas y manda varios mensajes a otras personas, pero siempre en la misma línea.

Niñas desaparecidas en Tenerife
Tanto la investigación como la búsqueda siguen en pie de la mano de la Guardia Civil, Policía Nacional y el buque oceanográfico Ángeles Alvariño ©Beatriz Zimmerman

Las teorías de las autoridades

Según las hipótesis que mantiene la Guardia Civil, sobre las diez y media de la noche, Tomás habría arrojado, presuntamente, en una zona profunda y suficientemente alejada de la costa las bolsas de deporte atadas a un ancla por medio de una cadena y un cabo. Cuarenta y cinco minutos después de ello, se cruza con una embarcación del Instituto Armado, que lleva a cabo una propuesta de sanción contra él por incumplir el toque de queda.

Poco antes de las doce compra un cargador de móvil, cigarros y agua en una gasolinera, carga su teléfono en la oficina del vigilante de seguridad y zarpa de nuevo en su barco… que fue localizado a la deriva un día después (28 de abril) a la altura del Puertito de Guímar. Cuando lo estaban remolcando apareció el sistema de retención infantil de Anna.

Aparece el cuerpo de Olivia

Después dan con una funda nórdica y una botella de buceo de Tomás y el 10 de junio, el buque oceanográfico Ángeles Alvariño localiza las dos bolsas de deporte: una de ellas estaba rota y vacía, pero en la otra encuentran el cuerpo sin vida de Olivia. Los hallazgos han seguido: a cinco millas de la costa y a 1.500 metros de profundidad han encontrado un par de pequeñas botellas de oxígeno del padre de las niñas que, según las hipótesis de la Guardia Civil, puso usarlas para quitarse la vida.

Tanto la investigación como la búsqueda siguen en pie de la mano de la Guardia Civil, Policía Nacional y el equipo a bordo del citado barco. El objetivo es esclarecer lo que ocurrió el 27 de abril para dar paz a la familia de Anna y Olivia.