1. home
  2. /Noticias

¿Cómo hay que actuar si te contagias después de haber recibido la vacuna contra el coronavirus?

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, “el 99,9 por ciento de las veces las personas van a estar bien y puede que ni siquiera lo noten”

2 Minutos de lectura
Pfizer

A pesar de todo esto, los expertos siguen haciendo hincapié en la importancia de recibir la correspondiente vacuna

© EuropaPress

Pfizer/BioNtech, Moderna, AstraZeneca, Janssen… estos nombres se han convertido en habituales en nuestras conversaciones del día a día. Son las vacunas contra el coronavirus que están siendo administradas a la población mundial para prevenir la enfermedad evitando, sobre todo, las hospitalizaciones, los fallecimientos y la propagación. No obstante y aunque el riesgo es bajo, es posible que una persona inoculada dé positivo: ¿cómo hay que actuar en estos casos?

Antes de trasladar las instrucciones de los expertos, cabe destacar que estos casos suponen un pequeño porcentaje y, además, los pacientes presentan un cuadro de síntomas leves o son, directamente, asintomáticos. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos “el 99,9 por ciento de las veces van a estar bien y puede que ni siquiera lo noten”.

Las FPP2 aportan mayor seguridad
Es posible que se dé esta situación, pero con un cuadro de síntomas leves o siendo asintomático ©GettyImages

Las manifestaciones más graves son la congestión nasal y los dolores corporales leves. Aunque, eso sí, recuerdan que estos indicios pueden ser distintos en personas vacunadas con sistemas inmunitarios débiles, aquellas con ciertas afecciones médicas o las que toman determinados medicamentos.

¿Cómo actuar?

Aquellos que dan positivo después de haber recibido la vacuna reciben el nombre de infecciones de brecha y, tal y como explican desde los CDC, las directrices que deben seguir no son muy diferentes de las que se aplicaban a alguien que se contagiaba antes de que las vacunas estuvieran disponibles. El primer paso es aislarse del resto durante diez días.

La persona que ha contraído el COVID-19 tendrá que permanecer en una zona separada y, si es posible, usar un baño de forma exclusiva. A esto hay que añadir una distancia mínima de dos metros respecto a los demás miembros de la casa. Por otro lado, hay que llevar a cabo un rastreo de contactos e informar al médico de cabecera del positivo: lo más recomendable es hacerlo por teléfono, pero si debes salir a la calle hazlo con mascarilla y respetando el distanciamiento social. Pasados los diez días es necesario hacer una nueva prueba para constatar si se ha dejado atrás la enfermedad.

Las vacunas generan anticuerpos
En estos casos, las manifestaciones más graves son la congestión nasal y los dolores corporales leves ©GettyImages

Los riesgos

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades explican que es muy complicado que una persona vacunada que ha contraído la enfermedad contagie al resto porque el nivel de virus en sus gotículas no es tan infeccioso. No obstante, existe la posibilidad de que transmita el coronavirus a alguien que no esté vacunado como, por ejemplo, las personas que no pueden inocularse debido a sus problemas de salud o los menores de 12 años.

A pesar de todo esto, los expertos siguen haciendo hincapié en la importancia de recibir las correspondientes dosis de las vacunas (una o dos, dependiendo del caso) para poder hacer frente al COVID-19 y ganar la batalla.