1. home
  2. /Noticias

340 gramos y 0 probabilidades de sobrevivir, el bebé más prematuro del mundo celebra su primer cumpleaños

Richard nació en Minnesota, Estados Unidos, a los cuatro meses de gestación, 131 días antes de lo previsto

2 Minutos de lectura
bebé prematuro

Richard Scott William Hutchinson nació casi cinco meses antes de la fecha prevista de parto

© Guinness World Records

Nació a los cinco meses de gestación, o para ser más precisos a las 21 semanas y dos días, y tan solo pesó 340 gramos, lo mismo que una lata de refresco. Sus probabilidades de sobrevivir eran del 0%, sin embargo, Richard Scott William Hutchinson, quien se ha ganado con creces el título de bebé milagro, se aferró a la vida y ahora, el pequeño ha podido celebrar su primer cumpleaños.

  

Reconocido oficialmente por el libro Guinness de los Récord como el bebé más pequeño del mundo, Richard, que nació en el hospital Children ‘s Minnesota en Minneapolis, era tan chiquitito que cabía en la palma de la mano. La fecha de su nacimiento debería haber sido alrededor del 13 de octubre de 2020, pero su madre Beth Hutchinson experimentó complicaciones médicas y se puso de parto cuatro meses antes de lo esperado, según informa Newsweek, dando a luz a su hijo, 131 días antes de lo previsto. Como era lógico, los médicos les prepararon para lo peor, sin embargo, sucedió lo mejor y tras pasar más de seis meses ingresado en el hospital, el superbebé pudo celebrar las pasadas navidades con sus padres en casa.

“Me cuesta creer que Richard sea el mismo niño que una vez estuvo tan enfermo que temí que no sobreviviera. El mismo niño que antes cabía en la palma de mi mano, con una piel tan translúcida que podía ver cada costilla y vaso sanguíneo de su pequeño cuerpo. No pude evitar apretarlo y decirle lo orgullosa que estaba de él” ha declarado la madre del pequeño con motivo de su primer cumpleaños.

bebé prematuro
El pequeño Richard pesaba lo mismo que una lata de refresco ©Guinness World Records

Este sin lugar a dudas, no ha sido un año fácil para los padres de Richard, que además de estar pendientes a cada segundo de la salud de su hijo, también han tenido que hacer frente a las complicaciones creadas por la pandemia, pues el coronavirus les impidió pasar las noches con su recién nacido y tuvieron que hacer el viaje desde su casa en el condado de St. Croix en Wisconsin a Minneapolis todos los días para ver a su bebé en el hospital. “Nos aseguramos de estar allí para brindarle apoyo. Creo que eso lo ayudó a superar esto porque sabía que podía contar con nosotros”, dijo Rick Hutchinson, padre del pequeño.

Richard ha arrebatado así el récord mundial del bebé más prematuro a James Elgin Gill, quien se ha mantenido en este puesto durante tres décadas y medias, tras nacer con tan solo 21 semanas y 5 días de gestación el 20 de mayo de 1987.