1. home
  2. /Noticias

‘El Pequeño Nicolás’, condenado a 1 año y 9 meses de cárcel por falsificar el DNI para que le hicieran Selectividad

Se trata de la primera condena para Francisco Nicolás, con otros asuntos judiciales pendientes

5 Minutos de lectura
Por EUROPA PRESS
El Pequeño Nicolás

‘El Pequeño Nicolás’ ha sido condenado a casi dos años de prisión por un delito de falsedad en documento oficial

© GettyImages

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a Francisco Nicolás Gómez Iglesias, más conocido como ‘el Pequeño Nicolás’, a 1 año y 9 meses de cárcel y al pago de una multa de nueve meses con una cuota diaria de diez euros, como autor de un delito de falsedad en documento oficial por falsificar un DNI para que un amigo le hiciera el examen de Selectividad de 2012.

‘El Pequeño Nicolás’
La sentencia no es firme y, por tanto, se puede recurrir ©GettyImages

La Sección Séptima de la Audiencia de Madrid también ha condenado al amigo, identificado como Manuel A.S., a 1 año de cárcel y una multa de seis meses con la misma cuota como cooperador necesario en ese delito, mientras que la funcionaria policial acusada de falsificar el DNI, Oliva P.R, ha recibido una pena de 9 meses de multa con idéntica cuota como autora de un delito de falsedad en documento oficial cometido por funcionario público por imprudencia grave. Los tres han sido condenados además en costas.

Las penas impuestas difieren de las propuestas por el Ministerio Fiscal en sus conclusiones definitivas, donde pidió condenar a Gómez Iglesias como inductor de dicho ilícito a 4 años y 6 meses de prisión y doce meses de multa con una cuota diaria de cien euros; a 4 años de cárcel y multa de nueve meses con cuota diaria de seis euros al amigo, como cooperador necesario; y a 4 años de privación de libertad y doce meses de multa con cuota diaria de seis euros a la funcionaria policial, como autora del citado delito.

El tribunal ha considerado probado en el juicio, celebrado el 20, 21 y 25 de mayo, que poco antes de que se realizaran los exámenes de acceso a la universidad de ese año, que comenzaron el 11 de septiembre en la segunda convocatoria, en la que se produjo la suplantación, Gómez Iglesias y su amigo se “concertaron” para que fuera este último quien se presentara en nombre de Francisco Nicolás.

“Para realizar este propósito, ya compartido por ambos acusados, resultaba indispensable dotar a Manuel de un DNI que permitiera la suplantación propuesta, siendo la exhibición de dicho documento requisito indispensable para identificarse y realizar el examen”, relatan los magistrados. Por ello, el amigo dio a ‘El Pequeño Nicolás’ una fotografía suya “a sabiendas” de que con ella se iba a confeccionar un documento falso.

‘El pequeño Nicolás’
Francisco Nicolás tiene otras causas pendientes sobre las que aún no se ha dictado sentencia ©GettyImages

De la parte de la falsificación, afirma el fallo, se ocupó Gómez Iglesias. El día 10 de ese mes acudió a la Comisaría de Policía de Tetuán (Madrid), siendo atendido por Oliva. Le pidió que le expidiera un duplicado del DNI y que cambiara la foto, dándole la de Manuel pero “haciéndola pasar como propia”. El resultado fue que obtuvo un documento nuevo con sus datos y la cara de su amigo.

Los magistrados, aunque ven una actuación irregular en la funcionaria, porque no comprobó que la imagen correspondiera a ‘El Pequeño Nicolás’, a pesar de que “se hallaba en condiciones de haber prestado una mínima atención”, y porque destruyó el ‘talón foto’ generado por el sistema, en contra de las directrices establecidas, consideran que “no resulta probado que Francisco Nicolás se concertara con Oliva, ni directamente ni por persona interpuesta, ni que ésta obrara a sabiendas de la falsedad del documento emitido”.

‘No resulta convincente’

En el arranque del juicio, Gómez Iglesias negó los hechos asegurando que fue él quien se examinó de Selectividad. “Me presenté yo los tres días”, dijo. Lo cierto es que obtuvo un 8,25 en la prueba cuando su nota media en Bachillerato apenas superaba el 5. Según su versión, Manuel ni siquiera era su amigo, sosteniendo que le ha conocido a raíz de las actuaciones judiciales. En todo caso, apuntó, podría ser uno de los “entre 3.000 y 4.000 contactos” que tendría entonces en su teléfono móvil como ”director de salas de discoteca”.

Manuel negó igualmente que llegara a acuerdo alguno con Francisco Nicolás para reemplazarle en Selectividad, aseverando que se enteró de que había un DNI falso con su cara porque una amiga le avisó de que salía en las noticias. La fotografía, argumentó, pudo haberse obtenido de sus redes sociales.

Sin embargo, la Audiencia Provincial cree que este relato “no resulta convincente”, en primer lugar, porque Gómez Iglesias tuvo una “participación directa” en la expedición del DNI falso; en segundo, porque da por probado que ambos se conocían; y, por último, porque un compañero de clase que testificó en el juicio dijo que Francisco Nicolás avisó en un chat a los alumnos de que alguien iría por él a Selectividad, llegando a pedir que le ofrecieran cobertura --que ”lo acogieran en el grupo”-- a cambio de ayudarles en el futuro. “Finalmente concurre un elemento lógico que incrimina a Francisco Nicolás, que es el hecho de que toda la operación tendía a facilitar su suplantación fraudulenta en el examen de Selectividad”, añaden los magistrados.

Francisco Nicolas Gomez Iglesias
Está siendo juzgado por otro tribunal por un viaje a Ribadeo en 2014 en el que presuntamente fingió ser un enlace entre el Gobierno y la Casa Real ©GettyImages

Con plena capacidad

La Sección Séptima aprecia una atenuante por dilaciones indebidas en el proceso judicial, pero rechaza la eximente de alteración psíquica que alegaba la defensa de ‘El Pequeño Nicolás’ porque durante el juicio no se practicó prueba alguna sobre este aspecto. En consecuencia, determina que “no resulta probado que Francisco Nicolás tuviera mermada su capacidad para comprender el alcance antijurídico de su conducta, ni para obrar conforme a tal comprensión”.

Sin embargo, en julio de 2018 la Audiencia de Madrid le absolvió de un delito de injurias y calumnias contra el CNI, del que le culpaban por acusar al organismo de ‘pinchar’ su teléfono ilegalmente, en un caso donde la defensa alegó trastornos mentales para declarar su inimputabilidad.

Voto particular

La sentencia, que aún no es firme porque puede recurrirse en apelación ante la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, cuenta con un voto particular de la magistrada Caridad Hernández García. Discrepa de sus colegas en la valoración de la participación de la funcionaria policial en estos hechos. Hernández García entiende que debería haber recibido una pena de 3 años de prisión y a un multa de seis meses con cuota diaria de diez euros como autora del delito por el que ha sido condenada pero sin contemplar la imprudencia grave.

“Es inverosímil que la acusada no advirtiera que la persona que se presentaba ante ella para obtener una refabricación del documento no coincidía con el de la fotografía presentada”, reivindica esta magistrada.

El viaje a Ribadeo y otros casos

Se trata de la primera condena contra ‘El Pequeño Nicolás’, dado que fue absuelto del caso ’CNI’, si bien aún está pendiente de conocer la sentencia de la Audiencia de Madrid por el viaje a Ribadeo que hizo en agosto de 2014 para reunirse con el presidente de ALSA, Jorge Cosmen, donde habría fingido ser un enlace entre Gobierno y Casa Real. La Fiscalía pide para él 7 años de cárcel y una multa de unos 81.000 euros.