1. home
  2. /Noticias

Ganar la batalla al coronavirus puede generar anticuerpos que duran toda la vida

Un estudio publicado por la revista Nature apunta a que los anticuerpos desaparecen, pero no así dos tipos de glóbulos blancos

2 Minutos de lectura
Es una secuela de la enfermad

Hasta ahora, todos los estudios que se habían llevado a cabo acerca de la duración de la inmunidad apuntaban a unos cuatro meses de protección

© GettyImages

Ganar la batalla al coronavirus puede ser una victoria doble: superar la enfermedad y generar una protección de por vida. La revista Nature acaba de hacer público un reciente estudio en el que sugieren que las personas que han pasado el COVID-19 (incluso de manera leve) podrían desarrollar anticuerpos frente a esta infección durante toda su vida.

Son todavía muchas las preguntas acerca de la inmunidad frente al coronavirus para las que no hay respuesta, pero hay una que se repite con más frecuencia: ¿cuánto duran los anticuerpos producidos después de la infección? Hasta ahora, todos los estudios que se habían llevado a cabo acerca de este punto apuntaban a unos cuatro meses de protección: a partir de entonces, esa barrera que había elaborado el sistema inmune comenzaba a debilitarse.

Es una secuela de la enfermad
Los linfocitos B son unos glóbulos blancos que están presentes en la sangre y su misión pasa por buscar reinfecciones ©GettyImages

Linfocitos B y las células plasmáticas

No obstante, una nueva investigación ha abierto una puerta a la esperanza… y a una inmunidad más elevada. Los expertos han analizado a 77 pacientes que superaron el coronavirus de forma leve centrándose en los linfocitos B y en las células plasmáticas que están en la médula ósea. Hablamos de dos tipos de glóbulos blancos que guardan en su memoria cómo fabricar anticuerpos frente a la enfermedad.

Los linfocitos B están presentes en la sangre y su misión pasa por buscar reinfecciones. Las células plasmáticas de la médula ósea (BMPC), por su parte, están en los huesos y tienen la capacidad de liberar anticuerpos durante décadas. Siete meses después de haber superado el COVID-19, los anticuerpos de los protagonistas del estudio habían desaparecido… pero había otras células de mayor duración que estaban presentes. Efectivamente, hablamos de esos linfocitos y de esas células.

Coronavirus
Las células plasmáticas de la médula ósea (BMPC) están en los huesos y tienen la capacidad de liberar anticuerpos durante décadas ©GettyImages

Extensible a las vacunas

Los resultados de esta investigación todavía no son definitivos, pero sí esperanzadores ya que todo apunta a que la inmunidad generada por aquellas personas que han pasado la enfermedad aguantaría más de lo que se creía. Si los autores de esta investigación confirman que la duración de estos dos tipos de glóbulos blancos es a largo plazo significaría que las posibilidades de reinfección se reducirían notablemente. Algo que sería extensible a la inmunidad generada por las vacunas ya que los inoculantes podrían generar el mismo tipo de memoria celular.