1. home
  2. /Noticias

Fallece el poeta Francisco Brines, una semana después de recibir de mano de los Reyes el premio Cervantes

Don Felipe y doña Letizia se desplazaron el pasado 12 de mayo hasta su casa de Oliva para hacerle entrega del galardón

3 Minutos de lectura
escritores

El poeta junto a los reyes Felipe y Letizia en su casa de Oliva

© GettyImages

Tan solo ocho días después de haber recibido el Premio Cervantes 2020 de manos de los Reyes y tan solo once días después de decir adiós a su compañero de la generación del 50, José Manuel Caballero Bonald, la vida del poeta valenciano Francisco Brines, de 89 años, se apagaba anoche para siempre.

Considerado uno de los mayores autores en lengua castellana, Brines se encontraba ingresado en el Hospital Francesc de Borja de Gandía (Valencia) desde el pasado 13 de mayo donde fue operado de una hernia de urgencia y cuya intervención no ha podido superar debido a su frágil estado de salud.

Spanish Royals Attend 'Miguel de Cervantes' Literature Awards
El autor de Oliva estaba ingresado en el hospital San Francesc de Borja desde el pasado viernes, tras ser operado de urgencia de una hernia ©GettyImages

El fallecimiento del poeta lo hacía público el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, a través de su cuenta de Twitter: “Su familia y sus más íntimos le han dado un papel y un bolígrafo en sus últimos instantes. Y Paco ha escrito solo dos palabras: ”Os quiero”. Se va una gran persona. Queda un recuerdo eterno”.

El escritor fue ingresado tan solo un día después de que don Felipe y doña Letizia le entregaran el Premio Cervantes 2020 en su hogar en la finca familiar Elca, en Oliva (Valencia), tras no poder desplazarse, debido a su delicado estado de salud, a la ceremonia celebrada en Alcalá de Henares el pasado 23 de abril. Recluido desde hace tiempo en su residencia, que él mismo convirtió en fuente de inspiración para tantos de sus poemas, Brines sacaba fuerzas de flaqueza y recuerdos de su cajón, para con casi un inaudible hilo de voz mantener una entretenida charla con los Reyes .

Un autor “intimista” y ”entrañable”, según el jurado del Premio Cervantes Brines defendía la poesía como “ejercicio de tolerancia”, fruto de la identificación emotiva del lector con el poema, aunque su contenido fuera ajeno a sus convicciones. “Lo importante es que la poesía sea de los que la leen” sentenciaba el escritor. “La poesía es una poesía conviviente, porque yo siempre escribo la poesía para mí, como lector, y por lo tanto la recibo como lector, como creador y como lector, pero pensando siempre en los lectores que llegarán a ella. Yo creo que lo importante es que la poesía sea de los que la leen, así que estáis condenados a leerla”, aseguraba recientemente el poeta haciendo gala de su sentido del humor.

escritores
El escritor era la última figura de la generación del 50, después de que hace apenas once días falleciera otro de los integrantes de este movimiento literario, José Manuel Caballero Bonald, a los 94 años ©EuropaPress

Nacido en Oliva en 1932, Francisco Brines dedicó una vida a su gran pasión, la escritura, que compaginó con la docencia, ya que ejerció como profesor de literatura española en la Universidad de Oxford. Este amor por la lírica se mantuvo intacto hasta el final, ya que continuaba creando y trabajando en una obra de “prosas líricas”, ‘Donde muere la muerte’, según reveló.

Considerado como uno de los escritores más personales de la lírica intimista en la conocida ‘generación del 50’, publicó su primer poemario, Las Brasas, en el año 1959, con el que recibió el Premio Adonais, y en 1966 ganó el premio Nacional de la Crítica por su obra Palabras en la oscuridad. Además, en 1987 recibió el premio nacional de Literatura por El Otoño de las rosas, uno de sus libros más conocidos, y en 1995 La última costa.

Influido por Juan Ramón Jiménez y Luis Cernuda, Brines ingresó en el año 2001 en la Real Academia de la Lengua para ocupar el sillón ‘x’, en sustitución del dramaturgo Antonio Buero Vallejo. Además, en 1999 recibió el Premio Nacional de las Letras Españolas por el conjunto de su obra, y en 2010 el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana.

A pesar de su enorme trayectoria internacional, el poeta siempre se sintió muy cercano a su lugar de nacimiento y aseguraba comprender que los vecinos del municipio sintieran el Premio Cervantes como algo también suyo. “Yo también me alegro de todo lo que surge en Oliva, a un deportista, un músico, un escritor etc. por lo tanto, si yo tengo esa necesidad de aplaudir un premio que ellos obtengan también este premio importante ha caído en uno de ellos”, aseveraba.