1. home
  2. /Noticias

Los restos del cohete chino fuera de control podrían impactar entre Nueva York, Pekín, Chile, Nueva Zelanda... y también Madrid

La parte central del Long March 5B es la que regresará a la atmósfera: mide 30 metros de largo y cinco de diámetro

2 Minutos de lectura
Cohete chino

El Long March 5B fue lanzado con el primero de los módulos que integrarán la nueva estación espacial asiática

© GettyImages

Cuando China lanzó el Long March 5B con el primero de los módulos que integrarán su nueva estación espacial, probablemente, no imaginó que el mundo entero seguiría cada uno de los pasos de su cohete. No es para menos si tenemos en cuenta la inminente caída de los restos sobre la Tierra, algo que trae de cabeza a las principales agencias espaciales internacionales y a los organismos de defensa.

Después de poner en órbita las citadas instalaciones, la parte central del Long March 5B que mide 30 metros de alto y cinco de diámetro volverá a entrar en la atmósfera. Lo normal es que la mayor parte de esos trozos se desintegren, pero, en esta ocasión, la clave está en que una parte de ellos podría sobrevivir a este viaje de vuelta e impactar en nuestro planeta.

Tal y como informa el 18º Escuadrón de Control Espacial, que ofrece actualizaciones diarias sobre su ubicación, el cuerpo vacío del cohete está en una órbita de 162 por 306 kilómetros de altitud. Mike Howard, portavoz del Departamento de Defensa de Estados Unidos, ha explicado que a pesar de este constante rastreo “el punto de entrada exacto a la atmósfera de la Tierra no se puede identificar hasta unas horas antes de que se produzca”.

Cohete chino
Las estimaciones sobre su regreso a la atmósfera son variadas y se barajan fechas que van del 7 al 9 de mayo ©GettyImages

Cuándo y dónde

¿Cuándo llegará ese momento? Las previsiones apuntan al 8 de mayo, pero las fluctuaciones atmosféricas y la alta velocidad a la que viaja esa parte del Long March 5B impiden que se sepa con precisión cuándo y dónde podrían caer sus restos. Las estimaciones son, por tanto, variadas: la Corporación Aeroespacial cree que podría ocurrir el 9 de mayo a las 06:37 (hora española), su margen de error es de más o menos 28 horas. Roscosmos, agencia espacial rusa, calcula que podría suceden entre la noche del 7 y la tarde del 9.

Las dudas también se ciernen sobre el lugar. Por ahora, la inclinación orbital del cohete chino es de 41,5 grados. Esto significa que podría aterrizar a latitudes situadas entre el norte de Nueva York, Madrid y Beijing y el sur de Chile y Wellington (Nueva Zelanda).

Cohete chino
Hay dudas sobre el lugar exacto en el que caerá la basura espacial: entre el norte de Nueva York, Madrid y Beijing y el sur de Chile y Wellington (Nueva Zelanda) ©GettyImages

Un mensaje de tranquilidad

A pesar de lo alarmante que pueda parecer la situación, los astrónomos han enviado un mensaje de tranquilidad a toda la población: sobre todo a los habitantes de las zonas que están en la quiniela del aterrizaje. Y es que en la mayor parte de los casos la basura espacial cae en los océanos porque éstos representar el 70 por ciento de la superficie terrestre. Es más, cada año, de media, unas cien toneladas vuelven a entrar en la atmósfera de manera incontrolada sin consecuencias para los ciudadanos porque, como remarcan los expertos, las posibilidades de que se produzca un impacto personal son ínfimas.