1. home
  2. /Noticias

Justo Gallego, el hombre que construye una catedral con sus propias manos (y alcanzó la fama por un anuncio de refrescos)

A sus 95 años, acaba de ser nombrado hijo predilecto de la localidad madrileña de Mejorada del Campo, en la que se erige su obra maestra

2 Minutos de lectura
Catedral de Justo

Justo Gallego ha construido con sus propias manos una catedral dedicada a la Virgen del Pilar en un terreno labriego que heredó de sus padres

© GettyImages

La historia de Justo Gallego se hizo viral en una época en la que las redes sociales no existían. Fue la televisión la que sacó a la luz el admirable tesón de un hombre que no buscaba fama ni reconocimiento, sino ser fiel a sus convicciones y a su fe. Su propósito no era otro que cumplir la promesa que la había hecho a la Virgen del Pilar cuando superó una tuberculosis que a punto estuvo de costarle la vida.

Catedral de Justo
Aunque sin terminar, la catedral que Justo ha levantado mide más de 4.700 metros cuadraos y tiene una altura de 60 metros ©GettyImages

Al principio hubo quien lo tachó de loco, pero cuando el edificio empezó a coger forma, las miradas burlonas pasaron a convertirse en otras llenas de admiración. Ajeno a las primeras y agradecido a las segundas, siempre se mantuvo volcado en este especial proyecto, cuya primera piedra colocó en 1961 en unos terrenos heredados de sus padres. Ahora, más de seis décadas después y con 95 años, Gallego acaba de ser nombrado hijo predilecto de Mejorada del Campo, en Madrid, la localidad que lo vio nacer y en la que se erige como la que ya es conocida mundialmente como Catedral de Justo.

Lo más llamativo es que no tiene conocimientos de arquitectura, ni siquiera de albañilería. “Soy labrador”, explicaba en el spot de Aquarius que hace 15 años le dio fama mundial. Tampoco cuenta con planos ni con un proyecto de la obra, está “todo en la cabeza”. Una mente privilegiada a tenor de cómo ha avanzado con la catedral que, si bien está sin terminar, sí está construida la planta principal, con forma basilical clásica.

Catedral de Justo
La Catedral de Justo y él mismo alcanzaron fama mundial al protagonizar un anuncio de refrescos ©GettyImages

Otro de los aspectos curiosos de este edificio es que los materiales con los que se ha levantado son, en su mayoría, reciclados. De hecho, usa botes de plástico que rellena con hormigón para crear los pilares, así como bidones viejos de gasolina, que le sirven de molde para las columnas. Todo servía, puesto que no solo la ha levantado con sus propias manos, también con su bolsillo. Aunque con la popularidad llegarían las donaciones y las pequeñas aportaciones de numerosos visitantes, las primeras décadas no contaba con ningún tipo de ayuda, de modo que destinaba todos sus ahorros a este fin.

Con una extensión de más de 4.700 metros cuadrados y una altura de 60 metros, cuenta con 12 torreones, 28 cúpulas y más de 2.000 vidrieras. Todo, construido con las manos de un solo hombre, Justo, que no podía evitar emocionarse en el acto en el que le hacían entrega del título honorífico de hijo predilecto de Mejorada. “De rodillas”, pedía perdón a la Virgen y que le “ayudara a terminarla”. A pesar de ser ya un nonagenario, no cesa en su empeño y sigue trabajando en su gran proyecto vital.

Justo Gallego
Justo, a sus 95 años, sigue trabajando en la catedral, soñando con poderla finalizar algún día ©GettyImages

Lo finalice o no en vida, el objetivo de sus conciudadanos es que un esfuerzo sobrehumano como el suyo no se desvanezca. Por eso luchan ahora por que sea nombrado bien de interés cultural, para que prevalezca cuando Justo ya no esté. En cualquier caso, su promesa se puede dar por cumplida con una catedral dedicada a la Virgen que es conocida desde hace años en medio mundo, fruto de una sobrecogedora dedicación y de su inquebrantable fe.