1. home
  2. /Noticias

Giro en el caso Dana Leonte: un nuevo informe sobre los mensajes enviados desde su móvil revela quién los escribió

Redactados en el momento de su desaparición, tenían como destinatario a su novio, Sergio Ruiz, también principal sospechoso del homicidio

3 Minutos de lectura
Desapareció en la localidad malagueña de Arenas en 2019

El informe de una lingüista forense revela que los últimos mensajes enviados desde el móvil de Dana no los escribió ella, sino Sergio, su novio y principal sospechoso del crimen

© Captura de Pantalla de Informativos Telecinco

Los mensajes enviados desde el móvil de Dana Leonte el día de su desaparición (el 12 de junio de 2019) han sido desde el primer momento un elemento clave para la resolución del caso. En esos mensajes, enviados al teléfono de su novio y único acusado de su muerte, Sergio Ruiz, la joven explicaba los motivos de su marcha, asegurando estar agobiada por las deudas y atosigada por sus deudores. Ahora, un nuevo informe elaborado por una lingüista forense no deja lugar a dudas: no los escribió ella. Si no fue Dana, ¿quién los redactó?

La pareja de Dana Leonte acusado de su muerte
Sergio Ruiz ingresó en prisión, acusado de homicidio, pero fue puesto en libertad bajo fianza cinco meses después©EuropaPress

El extenso informe pericial de 191 páginas, cuyo contenido ha hecho público Diario Sur, también da respuesta a esa pregunta: habría sido el propio Sergio. Tras analizar más de 4.200 mensajes tanto de la víctima como del sospechoso, concluye que la redacción de los mismos coincide en un 95,3 por ciento con la manera de expresarse de Ruiz, de modo que descarta por completo que esos textos fueran escritos por Dana.

Algunos de los ejemplos que han salido a la luz son palabras con faltas de ortografía, como “yamar”, que Sergio siempre ponía así, mientras que la joven rumana la escribía de manera correcta, “llamar”. También se habrían empleado en la conversación expresiones propias del habla andaluza (como “palante”, “porai”, así como participios terminados en -ao, en lugar de -ado) que Dana nunca utilizaba. No así su novio, que plasma en todos sus textos las particularidades de la lengua oral.

A esos datos se suma la información redundante que dan los mensajes, es decir, resultado de una “necesidad” por parte del autor de los mismos de dar todos los detalles posibles de las personas a las que hace referencia, algo poco común en una conversación normal y que el informe califica directamente como una “violación” de una máxima conversacional.

Por su parte, la defensa de Sergio Ruiz envió en su día otro informe pericial elaborado también por una lingüista forense que señalaba que los mensajes en cuestión habían sido redactados por tres personas diferentes, ninguna de las cuales sería Dana, si bien también exculpaba a Sergio. Por contra, los investigadores pudieron comprobar que el acusado había borrado una conversación anterior en la que la víctima le exponía qué es lo que le había llevado a romper su relación con él.

Inspección en el domicilio de Sergio Ruiz
Sergio Ruiz asiste a una de las inspecciones de su domicilio en la investigación del caso©Captura de pantalla de La Sexta Noticias

La desaparición de Dana Leonte

Dana Leonte desapareció el 12 de junio de 2019 en Arenas, Málaga, donde residía. Tenía una bebé de apenas siete meses, fruto de su noviazgo con Sergio. Este aseguró a la policía que se había marchado por su propio pie, huyendo de sus prestamistas, versión que la familia de la joven nunca creyó, sabiéndola incapaz de dejar irse sin su hija.

Según el sumario judicial por el que se acusa formalmente a Sergio de la muerte de su pareja, la habría matado con un palo de unos 90 centímetros que fue hallado en la casa apoyado a una pared y con un pelo de la víctima. Se encontraron restos de sangre en la casa del sospechoso, si bien no se pudo determinar a quién pertenecían esos restos, puesto que él había limpiado la vivienda a conciencia con lejía, aguarrás y un cepillo y, con eso, borró cualquier rastro de ADN.

Unos meses más tarde se hallaron restos óseos cerca del domicilio en el que ambos vivían y, en ese caso, el análisis forense sí pudo confirmar que eran de Dana. En ese mismo punto en el que se produjo el hallazgo, las antenas de telefonía situaban a Sergio el día que la víctima desapareció. Él, sin embargo, siempre ha defendido su inocencia y, tras pasar cinco meses en prisión, la Audiencia de Málaga lo puso en libertad provisional al considerar que la Guardia Civil no había podido avalar las pruebas presentadas. Queda por ver si este último informe lo lleva de nuevo a prisión.