1. home
  2. /Noticias

John Hollis, el escritor con superanticuerpos que le hacen inmune frente al coronavirus

Se contagió, pero superó la enfermedad sin darse cuenta gracias a sus elevados niveles de protección

2 Minutos de lectura
Los superanticuerpos se generan de forma natural

Aunque el coronavirus logró entrar en su organismo, sus anticuerpos le proporcionaron protección natural

© GettyImages

Cuando su compañero de piso le comunicó que se había contagiado de coronavirus, John Hollis pensó que, tarde o temprano, él también daría positivo. Durante un par de semanas esperó a que la enfermedad se manifestase, pero nunca lo hizo y este escritor de 54 años creyó, simplemente, que había tenido suerte. Una fortuna que debe a los superanticuerpos que le hacen inmune frente al COVID-19.

Un par de meses después de aquello, en julio de 2020, John contó lo que le había pasado al doctor Lance Liotta. Éste ejerce como profesor de la Universidad George Mason (Estados Unidos), el mismo centro en el que Hollis trabaja en el departamento de Comunicación. Tan extraño y curioso le pareció el caso que el facultativo no dudó: le propuso participar en el estudio científico sobre el coronavirus que estaba llevando a cabo.

Los superanticuerpos se generan de forma natural
John Hollis y algunos voluntarios más participan en un estudio en el que ayudan a mejorar las vacunas existentes y futuras ©GettyImages

Y es que en aquel momento, Lance investigaba formas de combatir la pandemia y el caso de su compañero era perfecto para aquella labor. Así fue cómo descubrieron que John Hollis había contraído el coronavirus y había superado la enfermedad gracias a la producción de superanticuerpos que le había proporcionado una protección natural.

Protegido frente a las variantes

Lo normal es que cuando una persona entra en contacto con un virus por primera vez, su organismo produzca anticuerpos. El problema es que este proceso tiene unos tiempos que permiten la propagación de la enfermedad. En el caso del COVID-19, la protección que se crea ataca las proteínas de las espículas: unas formaciones puntiagudas que están en la superficie y ayudan a infectar las células humanas.

En el caso de John Hollis, la enfermedad entraba pero no conseguía infectar sus células ni hacerle enfermar porque sus anticuerpos atacaban varias partes del coronavirus y lo eliminaban rápidamente. Y no solo eso: son tan potentes que, incluso, está protegido frente a las nuevas variantes del COVID-19. Según el doctor Liotta “podríamos diluir sus anticuerpos al uno por mil y seguirían matando el 99% del virus”.

Por esta razón, los científicos están estudiando los superanticuerpos de Hollis y de otras personas que también los han generado. El objetivo no es otro que aprender a mejorar las vacunas existentes y futuras que ayudan a combatir el coronavirus. Los expertos son conscientes de que no son los únicos que tienen este tipo de protección, sino uno de los pocos en los que han hecho este descubrimiento. Por ello, son tan valiosos.