1. home
  2. /Noticias

La desaparición y muerte de Sarah Everard, el caso que ha puesto en jaque a Scotland Yard

La sociedad británica cuestiona el posible uso de violencia policial en las detenciones durante una vigilia por la joven a la que horas antes había acudido Kate Middleton

2 Minutos de lectura
Desapareció el 3 de marzo en Londres

El presunto asesino de Sarah Everard es el agente de Scotland Yard Wayne Couzens

© GettyImages

Londres ha estado en vilo durante dos semanas a causa de la desaparición de Sarah Everard, una ejecutiva de 33 años que había pasado la tarde en casa de una amiga y se ‘esfumó’ al regresar a la suya. La investigación apuntaba, desde el primer momento, que alguien había atacado a la joven, por lo que la Policía Metropolitana (o lo que es lo mismo, Scotland Yard) fue casa por casa avisando a todas las mujeres de la ciudad que no salieran solas de noche hasta que dieran con el agresor, tal y como explicaban en el periódico The Sun algunas de las vecinas del barrio de Clapham, donde Sarah fue vista por última vez. Y resulta que el atacante era agente de Scotland Yard.

Vigilia en honor de Sarah Everard
Se convocaron decenas de vigilias por todo Reino Unido en memoria de Sarah el pasado sábado ©GettyImages

Wayne Couzens, de 48 años, fue detenido el pasado 9 de marzo como principal sospechoso del secuestro y asesinato de la joven. Formaba parte de un cuerpo de élite dentro de la policía metropolitana que presta servicio en altas instituciones, como el Parlamento británico, Downing Street o embajadas de otros países en Londres. A eso se suma que el acusado protagonizó un acto de exhibicionismo en un restaurante de comida rápida tan solo tres días antes de la desaparición de Sarah; ahora se cuestiona también si la actuación policial en ese caso fue la adecuada, puesto que Couzens ni siquiera habría sido sancionado por lo ocurrido.

Pero todo esto probablemente no hubiera ido a más si no hubiera sido por lo acontecido en la noche del sábado. Una vez que las autoridades confirmaron que los restos hallados en un bosque cerda de Ashford (a unos 50 kilómetros de Londres) eran los de Sarah, se convocaron decenas de vigilias en honor a ella por todo Reino Unido. La convocada en Clapham fue una de las más representativas por ser el lugar en el que fue vista por última vez. Incluso acudió la duquesa de Cambridge, Kate Middleton a presentar sus respetos a la fallecida.

Todo transcurría con normalidad hasta que, pasadas unas horas, empezó a aumentar la tensión entre algunas manifestantes y la policía. “Al final se concentró allí mucha gente”, asegura Cressida Dick, jefa de Scotland Yard; por eso “mi equipo pensó, acertadamente, que todo esto suponía un riesgo para la salud de los ciudadanos” dada la situación epidemiológica. La cuestión es que, en medio de las detenciones, corrieron como la pólvora por las redes sociales imágenes de agentes empujando a algunas de las manifestantes contra el suelo para esposarlas.

Patsy Stevenson
Patsy Stevenson, siendo detenida en la vigilia convocada en Clapham Common ©GettyImages

Algunas de esas imágenes “son terribles”, decía la misma ministra de Interior británica, Pitri Patel, conocida por defender a ultranza a las fuerzas de seguridad que dirige. Con sorpresa para muchos, anunciaba a través de su perfil de Twittter que había “pedido a la Policía Metropolitana un informe completo de todo lo ocurrido” porque “había muchas preguntas por responder”. A raíz de los incidentes, nuevas concentraciones se han producido frente a la sede de Scotland Yard y frente al Parlamento y pende de un hilo la dimisión de la responsable del cuerpo policial.

Una de las mujeres detenidas en esas circunstancias es Patsy Stevenson, que ha manifestado en el programa de televisión ‘Good morning Britain’ que “nunca había estado tan asustada”. “Soy bastante pequeña y fueron dos agentes, hombres, muy grandes los que me hicieron retroceder rápidamente y caer al suelo”, añade. “Yo solo estaba allí para poner una vela” en honor de Sarah.

tags: