1. home
  2. /Noticias

Palabra de experto: 6 razones por las que el coronavirus se convertirá en una enfermedad endémica

La revista Nature ha consultado a más cien expertos en el tema para vislumbrar cómo será el futuro de la pandemia

2 Minutos de lectura
Daily life in Barcelona under COVID-19 measures

Todo apunta a que el coronavirus seguirá circulando aunque sólo provocaría una enfermedad leve

© GettyImages

Con las vacunas, los tratamientos y las medidas de seguridad podremos escribir el punto final de la pandemia del COVID-19, pero ¿será posible eliminar el coronavirus definitivamente? A esta pregunta ha querido responder la revista científica Nature consultando a más de un centenar de profesionales relacionados con su investigación. Y el noventa por ciento ha coincidido: se convertirá en una enfermedad endémica, es decir, seguirá circulando aunque sólo provocaría una enfermedad leve. Y para ello dan estas 6 razones.

1. La supervivencia

El objetivo de un virus no es matar al huésped que lo aloja, sino sobrevivir: si resultan mortales no tendrían tiempo de saltar de un humano a otro. Por ello, su capacidad para infectar, replicarse y saltar entre especies es un factor a su favor.

2. Adaptabilidad

A medida que el coronavirus conoce a nuevos huéspedes (en este caso humanos) aprende a adaptarse a las nuevas condiciones con las que se encuentra. De este proceso surgen cambios, que son las conocidas mutaciones. Cando hay varias o una de ellas es suficientemente relevante aparecen las variantes. Cuanto más se propaga, mayor es la probabilidad de que pueda eludir, de alguna manera, las pruebas, tratamientos y vacunas.

Novavax
Los expertos dan varias razones y entre ellas está la capacidad para sobrevivir y para adaptarse del virus ©GettyImages

3. Erradicar un virus

Acabar de manera definitiva con un virus es muy complicado. Por el momento, de todos los que se han descubierto no se han erradicado demasiados: la única excepción es la viruela. No obstante, el coronavirus puede eliminarse de la población humana y seguir activo en la naturaleza.

4. Los animales

A favor de un virus está la posibilidad de que la fauna lo acoja a largo plazo como ha ocurrido con la fiebre amarilla o el ébola: son los llamados reservorios animales. Teniendo en cuenta que una de las teorías sobre el origen del COVID-19 apunta a que tuvo que ver con saltos entre diferentes especies, cabe recordar que ninguna enfermedad ha desaparecido cuando el vínculo zoonótico era parte de la propia dolencia o de su transmisión.

Johnson & Johnson ya tiene luz verde en EEUU
Otro motivo que explica su predicción es que las vacunas no proporcionan una total inmunidad ©GettyImages

5. Las vacunas no son infalibles

La posibilidad de que las vacunas nos proporcionen inmunidad de por vida es baja: ayudan a disminuir la propagación, pero es posible contagiarse tras recibir el o los pinchazos. No obstante, las candidatas ofrecen altos porcentajes de fiabilidad: AstraZeneca y Oxford cuenta con un setenta por ciento y Moderna con un 94. Además, se acaba de saber que, en el mundo real, el inoculante de Pfizer-BioNTech es efectivo al 94 por ciento en casos asintomáticos y al 97 en sintomáticos, graves y potencialmente mortales.

6. El reparto de las vacunas

La desigualdad entre los países más y menos poderosos se refleja en el reparto de vacunas: en enero de 2021, más de 39 millones de dosis fueron a parar a 49 países de ingresos más altos y a los que tienen ingresos más bajos sólo llegaron 25.

Para los expertos, el coronavirus desaparecerá de algunas zonas del mundo aunque el riesgo de reintroducción allí donde la cobertura de inmunidad y las medidas de salud pública son peores será constante y puede que estacional.