1. home
  2. /Noticias

Un juez descubre en un juicio online que el acusado por violencia estaba en casa de su víctima

Tuvo que acudir la policía al domicilio de la mujer para comprobar si estaba siendo o no coaccionada

2 Minutos de lectura
Michigan

El acusado estaba en la misma habitación que la denunciante mientras esta declaraba en el juicio por viodeollamada

© Judge Jeffrey Middleton

Mary Lindsey había denunciado a su expareja, Coby James Harris, de 21 años, por agresión, requerimiento por el que había sido citada, el pasado 2 de marzo, a declarar en un juicio celebrado de manera online (a causa las medidas de seguridad frente al coronavirus) en Michigan, Estados Unidos. A la hora prevista, Mary comenzó su declaración, pero de repente la asistente de la oficina del Fiscal, Deborah Davis se dio cuenta de que algo raro estaba ocurriendo. Notaba cierta coacción en la víctima y así se lo hizo saber al juez.

“Su Señoría, tengo razones para pensar que el acusado está en la misma habitación que la testigo en este momento”, manifestó Davis de inmediato. Cabe señalar en este punto que Harris tenía una orden de alejamiento frente a Lindsey como medida cautelar. “Estoy extremadamente preocupada por su seguridad, quiero confirmar que se encuentra a salvo antes de continuar”. El juez, Jeffrey Middleton, rápidamente intentó averiguar si en efecto el presunto agresor se encontraba junto a la denunciante: “Señorita, ¿dónde se encuentra en este momento?”, a lo que la mujer respondió de modo demasiado simple y dirigiendo la mirada a un lado: “Es mi casa”.

“Está bien”, continuó el magistrado, “quiero que camine hasta la entrada de su casa y muestre el número del portal”. Ante esa petición, Mary contestó que tenía poca batería y que no sabía si iba a poder ir a la puerta, por lo que se puso en marcha en ese mismo instante un dispositivo policial que acudió al domicilio de la mujer para asegurarse de que se encontraba bien. “La Policía se encuentra en la puerta de su apartamento en este momento”, le comunicó Davis.

Lindsey no tuvo más opción que abrir a los agentes, quienes comprobaron que Harris estaba en la misma habitación que ella, por lo que la mujer no podía prestar declaración con libertad. “Perdón por haberle mentido”, dijo el acusado al juez a través de la cámara. “Mi consejo es que no diga nada más”, le espetó el juez sin salir de su asombro. “Esta es la primera vez que tengo a alguien en la habitación al lado de la víctima, potencialmente intimidando a una testigo”.

En medio del estupor de Middleton, el acusado seguía interviniendo: “Yo nunca la agredí”. El presidente del tribunal seguía rogándole que guardara silencio porque estaba “cavando su propia tumba”. “Ha tocado fondo y continúa cavando”, le respondió con gran irritación. Acto seguido, suspendió la sesión. Ahora, además del posible delito de agresión por violencia de género, Coby James Harris se enfrenta a otro de obstrucción a la justicia por el que es más que probable que sea condenado.