1. home
  2. /Noticias

Suceso de El Molar: investigan si el hombre mató a su mujer y a su hija, de 11 años, y se quitó la vida tras incendiar la casa

Los Bomberos hallaron los tres cuerpos sin vida con heridas de bala y en estancias aisladas a las que aún no habían llegado las llamas

2 Minutos de lectura
sucesos

Los investigadores creen que podría tratarse de un crimen machista

© EuropaPress

Los cuerpos de las tres personas fallecidas ayer, un matrimonio de mediana edad y su hija pequeña ,de 11 años, en un incendio desatado en un chalet de la localidad madrileña de El Molarpresentaban heridas de bala, por lo que todo apunta a que sus muertes no fueron el resultado de las llamas , sino que se produjeron de forma violenta.

Según las primeras hipótesis con las que trabajan los agentes del caso, y a falta de realizarse la autopsia, todo parece indicar que el hombre llamado Fausto habría disparado en el pecho a su mujer, Mari Cruz, y a su hija Isabel la noche del lunes y que él habría decidido quitarse la vida al día siguiente con un tiro en la cabeza poco después de incendiar la casa prendiendo fuego a la cocina, zona en la que los investigadores habían hallado sustancias acelerantes. También se han encontrado en el interior del hogar tres armas de fuego, en concreto tres escopetas, pues él poseía licencia de cazador, aunque por el momento no se ha confirmado si estas fueron las utilizadas para cometer el crimen. El supuesto asesino no contaba con antecedentes de violencia de género ni denuncias previas, según fuentes de la investigación citadas por Europa Press.

Crimen de un matrimonio y su hija de 11 años
La principal hipótesis es que el hombre mató a su mujer y a su hija y se suicidó ©112 Comunidad de Madrid

El matrimonio, el español y ella de nacionalidad paraguaya, eran muy conocidos en la zona, aunque últimamente se les veía un poco menos, algo que los vecinos habían achacado a las consecuencias de la pandemia. La pareja también era muy conocida en la muy cercana localidad de San Agustín de Guadalix, donde él trabajaba como chapista en un taller ( aunque actualmente se encontraba en un ERTE) y su hija acudía al colegio. Mari Cruz, por su parte, trabajaba limpiando una casa.

El suceso ha causado una gran conmoción entre sus conocidos, quienes han reconocido ante los medios de comunicación, estar completamente en shock, por lo sucedido. Una de las mejores amigas de Mari Cruz, Adela, ha declarado en El programa de Ana Rosa que últimamente la víctima estaba algo más triste y apagada y que se mostraba algo reacia a quedar con ella argumentando que “Fausto tenía miedo de que se contagiara por el coronavirus”.

Además ha informado que su amiga le había comentado que durante los últimos meses, el presunto asesino la controlaba tanto el dinero del banco cómo con quién iba o quedaba, aunque en ningún momento le dio a conocer que hubiera sufrido maltrato físico. “Me arrepiento mucho de no haberla preguntado más” ha señalado Adela, quien ha puntualizado que ella no mantenía demasiado contacto con Fausto y que tan solo había coincidido con él en algunas ocasiones, aunque él era bastante reservado.