1. home
  2. /Noticias

La trágica muerte de una mujer embarazada tras hacerse un ‘selfie’ junto a su marido en un acantilado

El hombre ha sido detenido, acusado de asesinato con premeditación

2 Minutos de lectura
Turquía

El Valle de las Mariposas es un idílico lugar al que Semra había acudido a pasar el día junto a su esposo y en el que perdería la vida tras caer por un acantilado

© GettyImages

Semra Aysal, de 32 años y embarazada de siete meses, disfrutaba del que parecía un bonito día por el campo junto a su marido, Hakan. La pareja se detuvo en una zona con unas preciosas vistas en el Valle de las Mariposas, en la ciudad turca de Mugla. Allí, en la cima de un acantilado, estuvieron durante más de tres horas, contemplando el paisaje y haciéndose   selfies . Nada hacía presagiar a la joven que la relajada jornada se tornaría en tragedia. La joven cayó al mar desde una altura de 300 metros y falleció en el acto. Ocurrió en junio de 2018 y, aunque en el momento se consideró un fatal accidente, ahora, dos años y medio después, su marido ha sido detenido y está acusado de asesinato premeditado.

Hakan, de 40 años, había contratado un seguro de accidentes de 400.000 liras turcas (unos 47.450 euros) a nombre de su esposa y del que él mismo era el único beneficiario. Según la acusación particular, reclamó el cobro del seguro poco después de la muerte de su mujer y del bebé a punto de nacer, pero que la compañía rehusó efectuar la entrega del dinero tras saber de la apertura de una investigación para esclarecer las causas de la muerte.

Durante su declaración en el juicio, el hermano de Semra, Naim Yolcu, manifestó que, cuando les dieron la fatídica noticia y se acercaron al Instituto Médico Forense, encontraron al ahora acusado sentado en su coche. “Mi familia y yo estábamos destrozados, pero Hakan ni siquiera parecía triste”. Lo que a los familiares de la víctima extraña más es que el seguro de vida estaba enfocado a los deportes extremos como paracaídas, puenting y rafting: “Hakan tenía miedo a las alturas, ¿qué deporte de riesgo va a hacer teniendo miedo a las alturas?”, se preguntaba Naim ante el magistrado. Además, señalaba, la joven “siempre estuvo en contra de pedir préstamos y, sin embargo, después de su muerte supimos que Hakan le había pedido tres préstamos en nombre de mi hermana”.

  

Cuando se interrogó al presunto homicida por esta y otras cláusulas del seguro cuestionables de cara a la investigación, este respondió que estaba interesado en este tipo de deportes desde 2014 y que por eso había contratado un seguro de estas características antes de casarse. En cuanto a la que hacía referencia a que él sería el único beneficiario si su esposa moría, Hakan aseguró que no leyó detenidamente el contrato: “el banco arregló el papeleo y se lo traje a mi esposa para que lo firmase”.

En cuanto al terrible suceso en el que perdió la vida Semra, Hakan se defiende así: “Después de hacer una foto, mi esposa guardó el teléfono en su bolso; más tarde me pidió que le diera el teléfono, así que me levanté y, cuando me alejé unos pasos para sacar el teléfono del bolso, la escuché gritar detrás de mí”, asegura. “Cuando me di la vuelta, ella no estaba allí. No empujé a mi esposa”.

Para la fiscalía no cabe duda de que el único motivo por el que la pareja se sentó durante tres horas en el acantilado fue para que él se asegurase de que no había nadie cerca. En cuanto comprobó que estaban solos, habría matado deliberadamente a su esposa arrojándola por el acantilado, según la alegación de los fiscales. El juicio aún no ha finalizado, pero el magistrado del Tribunal Penal Superior de Fethiye ha dictaminado que Hakan Aysal debe permanecer bajo custodia por asesinato con premeditación. De ser finalmente declarado culpable, podría ser condenado a cadena perpetua.

tags: