1. home
  2. /Noticias

¿Quién es la chica del brazalete y por qué todo el mundo habla otra vez de ella?

Stéphane Demoustier se ha inspirado en la historia de Amanda Knox para filmar su segundo largometraje

2 Minutos de lectura
Fue acusada de asesinar a Meredith Kercher

Cuando Amanda Knox volvió a su piso de madrugada se encontró el cuerpo sin vida de su compañera Meredith

© GettyImages

Este viernes llega a la cartelera la última película del director francés Stéphane Demoustier titulada ‘La chica del brazalete’. Un film inspirado en una historia real: la de Amanda Knox, la estudiante norteamericana acusada de haber asesinado a su compañera de piso y que, tras varios años en la cárcel y una serie de idas y venidas de la Justicia, fue absuelta. Esta es su historia:

Amanda Knox nació en Seattle (Estados Unidos) y siempre se caracterizó por ser buena estudiante. Cuando tenía quince años viajó a Roma y desde aquel momento se enamoró de Italia, país al que soñaba volver. Tras pasar por la Universidad de Washington y ahorrar el dinero suficiente para su aventura, puso rumbo a Europa.

Próximo destino: Perugia

Corría el año 2007 cuando llegó a Perugia después de haberse matriculado en la Universidad para Extranjeros. Como otros tantos estudiantes compartió piso: sus compañeras eran dos chicas italianas que ocupaban el piso de abajo y una británica con la que vivía. Se llamaba Meredith Kercher y fue asesinada durante la madrugada del 1 al 2 de noviembre de aquel año.

Las autoridades policiales del país interrogaron a Amanda, que explicó lo que se encontró al volver a casa: sangre por todas partes y el cuerpo semidesnudo de su compañera lleno de puñaladas. Aquella noche no trabajaba en el bar y había estado con su novio Raffaele, que primero confirmó las palabras de la estudiante y después cambió la versión admitiendo que la chica se había ido a la una de la mañana.

Fue acusada de asesinar a Meredith Kercher
Amanda fue declarada culpable y pasó casi cuatro años en la cárcel hasta que la absolvieron, pero el proceso no acabó ahí©GettyImages

Idas y venidas

Aunque en la escena del crimen no encontraron sangre de Amanda y ésta tampoco tenía lesiones causadas por una hipotética defensa de la víctima, determinaron que era culpable y estuvo casi cuatro años en la cárcel. En octubre de 2011 revisaron la sentencia, la declararon inocente y volvió a su casa. Dos años después, el Tribunal Supremo anuló la absolución y ordenó repetir el juicio, pero se negó a viajar a Italia y en 2014 volvieron a atribuirle la autoría del crimen.

En marzo de 2015 presentaron un recurso ante la misma institución judicial que, de manera definitiva, exculpó a Amanda tras establecer en la sentencia que la investigación tenía “fallos clamorosos y omisiones culpables” además de desvelar la contaminación de las pruebas de ADN.

La película

Sobre este caso se han escrito libros, se han realizado documentales y ahora se estrena la película de Stéphane Demoustier. Sin embargo, el director francés se ha querido centrar en cómo vive la familia una situación así y cómo afecta a los padres. No en vano, la historia está contada desde su punto de vista: ellos la defienden contra viento y marea, pero a medida que se van desvelando los secretos del sumario se plantean si de verdad conocen a su hija. El largometraje resta protagonismo al suspense para centrarse en la falta de comunicación entre progenitores e hijos y el abismo generacional que los separa.

tags: