1. home
  2. /Noticias

La combinación de medicamentos que reduce a la mitad la tasa de mortalidad de los pacientes de COVID-19

Un ensayo clínico en el Reino Unido muestra que un medicamento contra la artritis es el segundo tratamiento efectivo contra la enfermedad después de la dexametasona

3 Minutos de lectura
Por EUROPA PRESS
Hospital

La investigación también ha evidenciado que el tocilizumab acorta el tiempo hasta que los pacientes reciben el alta hospitalaria

© GettyImages

El estudio “RECOVERY”, puesto en marcha por las autoridades sanitarias británicas, ha demostrado que un tratamiento antiinflamatorio, el tocilizumab, reduce el riesgo de muerte cuando se administra a pacientes hospitalizados con COVID-19 grave. La investigación también ha evidenciado que el tocilizumab acorta el tiempo hasta que los pacientes reciben el alta hospitalaria y reduce la necesidad de un ventilador mecánico. Los resultados preliminares se van a publicar en medRxiv y se presentarán a una revista médica revisada por expertos.

Coronavirus
El tratamiento con tocilizumab redujo significativamente las muertes: 596 (29 por ciento)©GettyImages

El tocilizumab es un fármaco antiinflamatorio, un anticuerpo que se dirige al receptor de la IL-6, amortiguando el sistema inmunitario. Se utiliza para tratar la artritis reumatoide. Sin embargo, es unas 100 veces más caro que la dexametasona, otro de los tratamientos que se están utilizando contra el COVID-19.

“RECOVERY” ha estado probando una serie de posibles tratamientos para la COVID-19 desde marzo de 2020. El tocilizumab se añadió al ensayo en abril de 2020 para los pacientes con COVID-19 que requerían oxígeno y tenían evidencia de inflamación. El reclutamiento en el brazo de tocilizumab se detuvo el 24 de enero de 2021 ya que, en opinión del Comité de Dirección del ensayo, se habían inscrito suficientes pacientes para establecer si el fármaco tenía un beneficio significativo.

Un total de 2022 pacientes fueron asignados aleatoriamente a recibir tocilizumab por infusión intravenosa y se compararon con 2094 pacientes asignados aleatoriamente a la atención habitual únicamente. El 82 por ciento de los pacientes tomaba un esteroide sistémico como la dexametasona.

El tratamiento con tocilizumab redujo significativamente las muertes: 596 (29 por ciento) de los pacientes del grupo de tocilizumab murieron en un plazo de 28 días, en comparación con 694 (33 por ciento) pacientes del grupo de atención habitual, una diferencia absoluta del 4 por ciento. Esto significa que por cada 25 pacientes tratados con tocilizumab se salvaría una vida más.

Aumento de altas hospitalarias

El tocilizumab también aumentó la probabilidad de ser dado de alta con vida en 28 días del 47 al 54 por ciento. Estos beneficios se observaron en todos los subgrupos de pacientes, desde los que requerían oxígeno a través de una simple mascarilla facial hasta los que necesitaban ventilación mecánica en una unidad de cuidados intensivos.

Entre los pacientes que no estaban sometidos a ventilación mecánica invasiva cuando entraron en el ensayo, tocilizumab redujo significativamente la probabilidad de evolucionar a ventilación mecánica invasiva o de morir del 38 al 33 por ciento. Sin embargo, no hubo pruebas de que tocilizumab tuviera algún efecto sobre la probabilidad de que se interrumpiera con éxito la ventilación mecánica invasiva.

Girona
Anteriormente, en el mismo ensayo, se descubrió que la dexametasona reduce la muerte de los pacientes con COVID-19 grave©GettyImages

En junio de 2020, el ensayo descubrió que el esteroide barato y ampliamente disponible dexametasona reduce la muerte de los pacientes con COVID-19 grave. Esto se convirtió rápidamente en parte de la atención estándar que se da a todos estos pacientes. Se vio claramente que los beneficios de tocilizumab se sumaban a los de los esteroides.

Los datos sugieren que en los pacientes con COVID-19 con hipoxia (que requieren oxígeno) e inflamación significativa, el tratamiento con la combinación de un corticoide sistémico (como la dexametasona) más tocilizumab reduce la mortalidad en aproximadamente un tercio para los pacientes que requieren oxígeno simple y casi la mitad para los que requieren ventilación mecánica invasiva.

“Los ensayos anteriores de tocilizumab habían arrojado resultados dispares y no estaba claro qué pacientes podían beneficiarse del tratamiento. Ahora sabemos que los beneficios del tocilizumab se extienden a todos los pacientes de COVID con niveles bajos de oxígeno y una inflamación significativa. El doble impacto de la dexametasona más el tocilizumab es impresionante y muy bienvenido”, explica Peter Horby, catedrático de Enfermedades Infecciosas Emergentes del Departamento de Medicina Nuffield de la Universidad de Oxford (Reino Unido) e investigador jefe conjunto de “RECOVERY”.