1. home
  2. /Noticias

¿Por qué ahora están apareciendo tantas variantes del coronavirus?

Hoy en día el foco está puesto en las variantes detectadas en Reino Unido, Sudáfrica o Brasil

2 Minutos de lectura
Ahora las variantes son más relevantes

Cuando todo comenzó toda la población era susceptible de ser contagiada porque no había información ni medios

© GettyImages

Hace un año que en España se detectó el primer caso de coronavirus. A partir de ese momento empezamos a conocer una enfermedad que desembocaría en una pandemia mundial y sobre la que, a día de hoy, se siguen descubriendo cosas. Desde el principio se ha hablado del temor que tenía la comunidad científica acerca de que el COVID-19 se transformase en algo más agresivo y últimamente una de las palabras más pronunciadas es ‘variante’: ¿por qué hay tantas ahora?

Hace pocos días explicábamos las diferencias entre cepa, mutación y variante. Los científicos que trabajan investigando el coronavirus secuencian genéticamente los cambios que sufre la enfermedad para identificar las características propias de cada mutación y agruparlas, así, en lo que ellos llaman variantes o linajes.

El SARS-CoV-2 se comporta de la siguiente manera: infectan una célula y, casi, de manera automática empieza a multiplicarse. En este proceso lleva a cabo copias de su información genética, pero no es perfecto y comete errores. A veces estos fallos no tienen consecuencias, pero otras desencadenan una serie de cambios en los aminoácidos que componen las proteínas del virus.

Ahora las variantes son más relevantes
El coronavirus tiene cada vez más dificultades para llegar a la población porque ahora sí sabemos cómo protegernos©GettyImages

Este cambio afecta a la estructura tridimensional de estas macromoléculas y, en consecuencia, a las propiedades del virus. No obstante, esto no es ninguna novedad ya que se trata del comportamiento normal de la enfermedad. Entonces, ¿por qué parece que ahora el COVID-19 tiene más variantes que nunca? La respuesta es sencilla: ahora lo conocemos mejor y estamos poniendo barreras que frenan su transmisión.

Cómo ha cambiado la situación

Hace unos meses, cuando todo comenzó, toda la población era susceptible de ser contagiada por varias razones: no conocíamos la enfermedad en detalle, no sabíamos cómo prevenirla ni cómo frenar su avance y apenas había elementos de protección. En este escenario, el coronavirus tenía vía libre para expandirse y, aunque hubiera variantes que fueran un poco más contagiosas, apenas tenían ventaja sobre el resto.

Ahora las variantes son más relevantes
Las variantes detectadas tienen una mayor capacidad de contagio, pero su letalidad no es tan alta©GettyImages

Ahora las cosas han cambiado. Son muchos los ciudadanos que han contraído la enfermedad, la han superado y tienen anticuerpos. Además, sabemos cómo se propaga el virus y disponemos de diferentes tipos de mascarillas, gel hidroalcohólico, existen medidas como la distancia social… Y, sobre todo, han llegado las vacunas.

El coronavirus, por lo tanto, tiene cada vez más dificultades para llegar a la población. En este contexto, las variantes más transmisibles sí tienen ventaja frente al resto. Es lo que está ocurriendo con las detectadas en Reino Unido, Sudáfrica o Brasil: tienen una mayor capacidad de contagio, pero su letalidad no es tan alta como antes (o esa al menos es la teoría por la que apuestan algunos científicos) porque al virus no le interesa. Si una persona que cae enferma desarrolla síntomas muy graves o fallece, habrá menos probabilidades de seguir con la expansión.