1. home
  2. /Noticias

La inverosímil historia de Rogelia, la anciana de 85 años que fue dada por muerta y apareció viva diez días después

Llegó a celebrarse hasta su entierro, pero debido a los protocolos establecidos por la pandemia, el ataúd permaneció cerrado en todo momento por lo que los familiares no pudieron darse cuenta del error

2 Minutos de lectura
residencia de ancianos

La fallecida fue enterrada con la identidad de su compañera de habitación

© GettyImages

Pasaron de las lágrimas a la euforia y después a la incredulidad. La familia de Rogelia Blanco, una anciana de una residencia de Xove (Lugo) que fue dada por muerta tras un error de identificación aún no puede creer lo sucedido. Todo comenzó el pasado 29 de diciembre cuando se declaró un brote de coronavirus en la residencia lucense de San Bartolomeu, donde la anciana reside junto a su marido. Tras dar positivo, Rogelia y otros diez internos, entre los que se encontraba también Conchita, su compañera de habitación, fueron trasladados por prevención a otro centro, la Fundación San Rosendo, un centro habilitado sanitariamente para tratar a mayores en esta situación, y evitar además que se propaguen los contagios en sus residencias de origen. Durante su estancia allí, Conchita, quien compartía habitación con la protagonista de esta historia tristemente acabó falleciendo, sin embargo, el centro identificó a Rogelia como la fallecida, dando lugar a este surrealista suceso.

coronavirus residencia
Desde la Fundación han lamentado “profundamente el desafortunado incidente” ©GTres

La familia de Rogelia fue informada de la supuesta muerte de la anciana el día 13 de enero y un día después celebraron su entierro. Sin embargo y debido a los protocolos establecidos por la pandemia, el ataúd permaneció completamente cerrado, por lo que la familia no pudo darse cuenta del error hasta hace un par de días, cuando Rogelia Blanco se presentó en la residencia de Xove caminando por su propio pie y ajena a todo lo que había sucedido.

La sorpresa entre los residentes al ver aparecer a la anciana como si nada fue mayúscula y para su marido aún más, pues a quien esperaban ver de vuelta en el centro era a Conchita y no a Rogelia, quien supuestamente llevaba enterrada diez días.

Por su parte, “la Fundación San Rosendo lamenta profundamente el desafortunado incidente. Tras conocer el error, procedió inmediatamente a informar a las familias y ha enviado un escrito a los juzgados de Orense y Viveiro para advertir de los hechos e iniciar los trámites para repararlos”, debido a la gran repercusión que ha tenido la noticia.

Personal sanitario realizando pruebas de coronavirus en una residencia de ancianos
La familia de Rogelia ha confesado que aún no se cree lo sucedido y que parece el argumento de una película de Álex de la Iglesia ©GettyImages

Además y con el objetivo de que esto no se vuelva a repetir, según se señala en el escrito , los centros “han reforzado las medidas de control y seguimiento de los usuarios que se trasladen de una residencia a otra. A la vez que han incorporado una identificación más visual para las personas mayores cuando son trasladadas de un centro garantizando así su seguimiento”.

“A pesar de la gravedad de estos, que no tienen precedente, la Fundación quiere transmitir a las familias un mensaje de tranquilidad y confianza. Este es un hecho puntual, de entre los más de 100 traslados que se han realizado desde el pasado mes de diciembre a Os Gozos”.