1. home
  2. /Noticias

Un juzgado de Santiago ordena vacunar a un anciano que se negó y a una mujer pese a la oposición familiar

De esta forma, según el magistrado, se pretende atenuar la grave y continuada separación del entorno más inmediato que padecen los mayores residentes desde marzo de 2020

2 Minutos de lectura
Por EUROPA PRESS
Vacuna coronavirus

‘El paciente carece de capacidad natural actual para comprender el alcance de la intervención médica pautada’, apunta el magistrado

© GettyImages

El Juzgado de Primera Instancia número 6 de Santiago de Compostela, especializado en Familia, ha ordenado en sendos autos vacunar a un usuario de una residencia que se negó a recibir la inmunización así como a otra usuaria cuya tutora rechazó que le administrasen la vacuna.

En primer lugar, en un auto con fecha de este mismo miércoles, el juzgado ordena el suministro de la vacuna a un interno en centro de mayores de Santiago de Compostela que se había negado a que le inyectasen la dosis.

El magistrado considera que el consentimiento informado por sustitución prestado por la entidad tutora Fundación Galega para la Tutela de Adultos debe ser atendido pese a la negativa del paciente, pues indica que “carece de capacidad natural actual para comprender el alcance de la intervención médica pautada”.

Así, en el auto señala que de la exploración judicial del interno en la residencia se constata “la total ausencia de capacidad de decisión, en particular en relación a la necesidad/conveniencia de que le sea administrada la vacuna”.

Además, en otro auto con fecha del 19 de enero, el Juzgado de Primera Instancia número 6 de Santiago ordena también el suministro de la vacuna contra la COVID-19 a una interna de una residencia, también situada en la capital gallega, cuya tutora se negó a que se la pusiesen.

Vacuna coronavirus
El juez señala que la vacuna evita el riesgo de contraer la enfermedad e incluso de morir©GettyImages

En este caso, el juez estima la solicitud del Ministerio fiscal “en el exclusivo interés de la paciente”. Así, señala que la vacuna “evita el riesgo de contraer la enfermedad e incluso de morir”, al tiempo que resalta que “permitirá a la paciente, una vez alcanzada su inmunidad, disfrutar de un mayor régimen de estancias y comunicación con sus familiares y allegados”.

De esta forma, según el magistrado, se atenuará “la grave y continuada separación del entorno más inmediato que padecen los mayores residentes desde marzo de 2020, con presumible menoscabo de su bienestar emocional”.

Ambos casos fueron comunicados por la dirección de la residencia al Juzgado el pasado día 8 de enero.

Precisamente, también un juzgado de la capital gallega, en este caso el de Instrucción Número 2, ordenó vacunar a otra residente del centro DomusVi San Lázaro frente a la negativa de la hija a que su madre recibiese la inmunización.