1. home
  2. /Noticias

Vacuna a domicilio: la estafa que usa el coronavirus como excusa para robar a las personas mayores

Los delincuentes han aprovechado el inicio de la administración de las dosis para intentar robar a las personas que viven solas

2 Minutos de lectura
Los mayores están siendo objeto de estafas

El objetivo de los delincuentes son personas mayores que viven solas a las que les ofrecen la administración de la vacuna en su propia casa para entrar a ésta sin oposición

© GettyImages

Los delincuentes suelen aprovechar los tiempos de crisis para beneficiarse de la confusión de los ciudadanos y la pandemia del coronavirus es el escenario perfecto para ello. Desde que arrancó la campaña de vacunación, las autoridades policiales han detectado una ola de estafas con las que pretenden engañar a los mayores prometiéndoles que irán a sus domicilios para administrarles su dosis. Nada más lejos de la realidad: el objetivo es entrar a las casas para sustraer dinero y objetos de valor.

Esta serie de delitos (robos o hurtos) se basan en dos formas de actuar: mediante una llamada telefónica o enviando cartas falsas en nombre de los servicios de salud. La Guardia Civil y la Policía Nacional han recordado que las autoridades sanitarias no han contemplado la vacunación domiciliaria. Además, aconsejan a los ciudadanos que no acepten ninguna propuesta (telefónica o escrita) y que contacten con su centro de salud ante cualquier sospecha.

Las llamadas falsas

Esta estafa se ha reproducido en varios puntos de España: Andalucía, Baleares, Canarias, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana… El objetivo siempre es el mismo: personas mayores que viven solas. Y el ‘modus operandi’ también se repite: los delincuentes se hacen pasar por sanitarios y les ofrecen la administración de la vacuna en su propio hogar de forma inmediata. El objetivo, como decíamos, antes es entrar a las casas sin oposición para perpetrar el robo.

No obstante, los domicilios no son los únicos que están en la diana de los estafadores. En Segovia las residencias y los geriátricos también están en su punto de mira. Se ponen en contacto con estos centros para ofrecerles material para protegerse del coronavirus (EPIs y test) e inoculantes… previo pago.

En Cataluña se centran únicamente en la vacuna. Tal y como han explicado los Mossos, un número internacional se pone en contacto con el geriátrico para explicarles que tienen un lote para ellos que debe ser entregado cuanto antes debido a la caducidad del fármaco. Añaden que si la residencia no da el visto bueno a la compra para inyectar las dosis a tiempo, será sancionada. Todo mediante un pago urgente que deben hacer en una cuenta bancaria facilitada por el interlocutor.

Cartas fraudulentas

En el País Vasco se ha recurrido a cartas falsas. En esta ocasión el objetivo pasaría por sacar a la gente de sus casas para tener vía libre y cometer el delito en cuestión. Las misivas cuentan con el anagrama del Servicio Vasco de Salud-Osakidetza y del Gobierno Vasco y cita a los ciudadanos en su centro de salud para recibir la primera dosis de la vacuna. Añaden, además, que en abril recibirán información sobre la segunda inyección.

El escrito, en el que no aparece ningún dato sobre el paciente y el sanitario, indica que el inoculante es obligatorio para los mayores de cincuenta años y si ignoran la cita se pondrá en conocimiento de las autoridades competentes.