1. home
  2. /Noticias

Otro extraordinario hallazgo en Pompeya: descubren intacto un restaurante de comida rápida

El termopolio, lugar donde se servían alimentos y bebidas a los habitantes, conserva aún restos de comida

3 Minutos de lectura
Descubren un restaurante de comida rápida en Pompeya

El local de comida rápida está intacto

© Parco Archeologico di Pompei

Las excavaciones de Pompeya nunca dejan de sorprender. Uno de los últimos trabajos ha descubierto un termopolio, el lugar donde se servía comida y bebida a los habitantes, intacto, decorado con representaciones y con restos aún de alimentos. Así lo ha anunciado desde el Parque Arqueológico de Pompeya en un comunicado acompañado de varias imágenes que muestran el hallazgo.

Se trata del Termopolio de Regio V, uno de los bares de Pompeya, donde se solía servir comida a las clases más bajas de la ciudad. En las instantáneas se aprecia la buena conservación que tiene, pudiendo ver el mostrador con la imagen de una Nereida, una ninfa marina a caballo. En otras partes del expositor, se pueden apreciar las representaciones de animales como un gallo o un perro.

Descubren intacta una taberna en Pompeya
Algunas de las presentaciones que se han encontrado en el mostrador ©Parque Arqueológico de Pompeya


Y lo que más ha sorprendido a los arqueólogos, ha sido el descubrimiento en los envases con restos de comida que se vendía y consumía en la calle. “Además de ser una nueva visión de la vida cotidiana en Pompeya, las posibilidades de estudio de este Thermopolium son excepcionales, porque por primera vez se ha excavado en su totalidad un área de este tipo, y se han podido realizar todos los analiza que la tecnología actual lo permite ” , declara Massimo Osanna, director general interino del Parque Arqueológico de Pompeya, en el comunicado.

Los primeros análisis confirman que las pinturas del mostrador representan, al menos en parte, los alimentos y bebidas que realmente se vendían. Las pinturas del mostrador incluyen dos ánades reales, y de hecho se encontró un fragmento de hueso de pato dentro de uno de los contenedores, junto a cerdos, cabras, pescados y caracoles terrestres, lo que indica la gran variedad de productos de origen animal utilizados en la preparación de los platos.

Descubren una taberna aún con restos de comida en Pompeya
Se han hallado incluso restos de comida ©Parco Arquilogi di Pompoii

En el fondo de un dolio- que se ha identificado como recipiente para vino- se detectó la presencia de habas, que habían sido desmenuzadas o molidas intencionalmente. El esqueleto completo de un perro fue encontrado en la esquina entre las dos puertas del establecimiento. Tratándose de un ejemplar extremadamente pequeño, de unos 20-25 cm de altura.

Detrás del mostrador del restaurante, se encontraron una cantidad significativa de huesos humanos, pertenecientes a un individuo maduro de al menos 50 años de edad. Un análisis inicial permitió vincular estos huesos dispersos con lo que quedaban de un individuo que fue descubierto en el rincón más recóndito de la tienda y que, en el momento en que llegó la erupción, probablemente se encontraba encima de algún tipo de cama.

Por otro lado, los huesos pertenecientes al menos a otro individuo, que fueron descubiertos dentro de un gran dolio y que probablemente fueron colocados de esta manera por los primeros excavadores, aún están por investigar.

LOS DOS CUERPOS DE DOS HOMRBES CON SUS ROPAS

En noviembre, el parque arqueológico reveló el hallazgo de los cuerpos de dos hombres y lo reconstruyeron hasta el mínimo detalle. Según los responsables del hallazgo, uno de ellos es un noble rico de entre 30 y 40 años, y el otro, un joven esclavo.

El terreno donde se encuentra la excavación corresponde a un lateral del criptopótico, en la parte noble de la villa Civita Guilian, una majestuosa finca de la época del emperador Augusto. Los arqueólogos usaron una técnica milenaria, la de los moldes de yeso para reconstruir los cuerpos. Y es que con esta técnica, ya usada en este tipo de excavaciones, permite ver hasta el mínimo detalle como formas curvas, pliegues de cortinas o las venas de las manos.

En este último hallazgo lo más sorprendente es que se muestra cómo el noble vestía una capa de lana y el esclavo una túnica corta. En la primera víctima resaltan el mentón, los labios y la nariz, mientras que en la segunda se ven los dientes, huesos del cráneo o una mano bien definida.