1. home
  2. /Noticias

Historias de la Lotería: una mujer compró ocho décimos de un quinto premio… el día del funeral de su marido

Aunque ha repartido 48.000 euros entre sus familiares, la alegría de Ludivina tiene un sabor agridulce

2 Minutos de lectura
Uno de los quintos premios fue el 86.986

El quinto premio 86.986 fue de los más madrugadores ya que se cantó cuando el reloj marcaba las 09.18 horas de la mañana

© GettyImages

A sus más de 80 años, Ludivina Menéndez Álvarez es una de esas personas que pone nombre y apellidos a la suerte que reparte el Sorteo de Lotería de Navidad. Sin embargo, su historia tiene un sabor agridulce: ha hecho feliz a toda su familia repartiendo 48.000 euros… con un número que compró el mismo día del entierro de su marido.

En 2020 de esta gijonesa ha sido un año especialmente duro y complicado. Tras 64 años de matrimonio, su marido falleció el pasado mes de octubre. El día de su funeral, celebrado durante el puente del Pilar, tomó la decisión de comprar ocho décimos para probar suerte en la cita navideña. Lo hizo en la administración Pedro’s de Gijón, la misma en la que cayó el ‘Gordo’ en 2018. La encargada de repartir uno de los quintos premios en 2020.

Uno de los quintos premios fue el 86.986
Los quintos premios del Sorteo de Navidad reparten un total de 60.000 euros a la serie ©GettyImages

Terminado en 86

Ludivina compró las participaciones después del entierro y eligió ese número porque la terminación correspondía con la edad de su marido. Lo cierto es que, según ha confesado en varios medios, cuando le mostraron el décimo no le gustó. Le pareció feo porque era capicúa, pero acabó comprando los ocho que había disponibles en la citada administración porque era el único que acababa en 86.

Con los décimos en su poder, la mujer decidió repartir suerte entre sus parientes: no en vano, la mitad de ellos pusieron rumbo a Zamora, ciudad en la que vive una parte de su familia. Ella se quedó con medio décimo y cuando la llamaron para decirle que le había tocado, no se lo podía creer: “Les contesté que no me torearan que no estoy para bromas”, confiesa en La Opinión de Zamora.

Uno de los quintos premios fue el 86.986
Como Ludivina llevaba ocho décimos, repartió 48.000 euros entre sus familiares ©GettyImages

Sabor agridulce

Lo cierto es que Ludivina desconocía que la suerte había sido caprichosa con ella decidiendo premiar ese número que eligió tras el fallecimiento de su marido. Lo único que sabía esta asturiana es que acababa en 86, pero no tenía en la cabeza el resto de las cifras que componían el número. Sin embargo, su alegría está empañada tal y como reconocía ante los medios. Mientras recordaba la pérdida que le había llevado hasta aquel décimo de lotería, confesaba, entre lágrimas, confesaba que “valía más que no me hubiese tocado. Siento mucha pena, nada de alegría. Me decía la lotera que no llorara, pero es que no me sale otra cosa”.

Un premio madrugador

El número 86.986, uno de los ocho quintos premios del Sorteo Extraordinario de Lotería de Navidad, fue de los que más madrugó. Fue cantado por los niños de San Ildefonso en el primer alambre de la primera tabla cuando el reloj marcaba las 09.18 horas de la mañana y repartió un total de 60.000 euros a la serie.