1. home
  2. /Noticias

El español que provocó un confinamiento en Australia por mentir pide perdón

La mentira tendría su origen en una precaria situación laboral que ha generado un arduo debate en el país

2 Minutos de lectura
Woodville Pizza Bar

Woodville Pizza Bar, la pizzería en la que el español trabajaba como ayudante de cocina

© GettyImages

El ciudadano español que ocasionó un confinamiento en Australia por mentir a los rastreadores tras dar positivo en coronavirus“está extremadamente arrepentido y profundamente dolido”, según indica su abogado, Scott Jelbert, en un comunicado. Si bien asume su error, “no previó ni intentó que las cosas se desarrollaran como lo han hecho”. Y la cuestión de fondo va mucho más allá de una simple mentira. Lo que hay detrás es una complicada situación laboral marcada por la precariedad por su condición de inmigrante.

El hombre, cuya identidad no se ha revelado, compaginaba dos trabajos, uno como vigilante de seguridad en un hotel y otro como ayudante de cocina en una pizzería, ambos en la ciudad de Adelaida. En el hotel se detectó un brote de coronavirus que las autoridades australianas intentaron frenar con la labor de los rastreadores. Aquí es donde surgió el problema: el español les ocultó que también estaba contratado en la pizzería, haciéndoles creer que fue al establecimiento únicamente como cliente. La mentira del español, que ha dado positivo en Covid y se encuentra en cuarentena, ha ocasionado un segundo brote relacionado con el local en el que se han contabilizado más de una veintena de contagios, de los cuales al menos una persona ha requerido ingreso hospitalario. El efecto directo fue que las autoridades decidieron confinar a toda la población del estado de Australia Meridional (unos 1,7 millones de habitantes) durante seis días, que finalmente se redujeron a tres.

La mentira con tan graves consecuencias vendría motivada por la legislación australiana, que limita las horas de trabajo, lo que genera situaciones difíciles en los empleos más precarios. A eso se une “el temor a perder el derecho a permanecer en el país” por el incumplimiento de esas leyes, tal y como indica la experta Gemma Beale en la publicación The Conversation. Lo ocurrido con el español ha generado un arduo debate en Australia tras evidenciar la inseguridad laboral que tienen muchos de sus residentes, dejando patente que hay, según Beale, “dos clases de trabajadores: unos con empleos seguros y derechos y otros sin ellos”.

Coronavirus
La mentira del español provocó un segundo brote en Australia Meridional que llevó a confinar toda la región ©EuropaPress

En medio de la polémica, la investigación en relación con la mentira del español sigue su curso y este fin de semana la policía le ha confiscado sus dispositivos electrónicos. Mentir en una pandemia puede conllevar cargos por comisión de delitos, según el comisionado asistente de la Policía de Australia del Sur, Peter Harvey. El abogado que representa al investigado no lo ve así y asegura que, hasta el momento, “no ha sido acusado de ninguna violación de la ley” porque ni a nivel nacional ni a nivel estatal se contemplan sanciones para quienes mientan a los rastreadores, especifica. Apunta, además, que su cliente está cooperando con los investigadores.

El español, que se encuentra en en el país con un visado de finalización reciente de estudios que expira a mediados de diciembre, podría ser deportado. “Lo que ocurra en relación con su situación de individuo de Australia dependerá del resultado de nuestra investigación”, según ha señalado el Comisario de Policía Gran Stevens.