1. home
  2. /Noticias

Un gimnasio ventilado, un entrenador con coronavirus y 50 alumnos: ¿cuántos contagios hubo?

El establecimiento había adoptado todas las medidas obligatorias y algunas adicionales

2 Minutos de lectura

23 de Noviembre 2020 / 17:03 CET

No ha contagiado a sus alumnos

Cuando notó los primeros síntomas que revelaron la enfermedad había mantenido contacto estrecho con un total de cincuenta personas

© GettyImages

El coronavirus nos ha enseñado que los lugares cerrados y sin ventilación están entre los escenarios más peligrosos para sufrir un contagio cuando hay una persona enferma presente. Eso sí, cuando se toman las medidas adecuadas las cosas pueden ser completamente diferentes. Así lo ha demostrado un gimnasio de Estados Unidos: uno de sus profesores dio positivo y ninguno de sus alumnos se contagió.

El centro en cuestión, 460 Fitness, se encuentra en la localidad de Blacksburg (Virginia, Estados Unidos). Allí, según cuenta la CNN, un total de cincuenta usuarios mantuvieron contacto con un profesor que dio positivo después de comunicar al establecimiento que se encontraba mal. Ninguno de los alumnos cayó enfermo: ¿por qué? La respuesta está en el sistema de ventilación.

No ha contagiado a sus alumnos
La dueña del gimnasio encargó un estudio para determinar qué ventilación necesita el gimnasio para ser un lugar seguro©GettyImages

El papel de la ventilación

Velvet Minnick es la dueña del gimnasio y, como otros tantos, en marzo tuvo que cerrar las puertas del local debido al coronavirus. Durante este tiempo no sólo alquiló equipos y dieron clases a través de Zoom, también pensó la manera en la que podía mejorar y preparar su negocio. Para ello consultó a Linsey Marr, profesora de Ingeniería Civil y Ambiental en la Universidad Virginia Tech: “Sabía que se transmitía, sobre todo, a través del aire. Así que pensé que era realmente importante tener una buena ventilación”.

Para hacer del gimnasio una zona segura, Linsey llevó a cabo diferentes cálculos: teniendo en cuenta las dimensiones del espacio pudo determinar la velocidad típica del aire en el interior del gimnasio y cómo afectaría la ventilación si las puertas permanecían abiertas. De esta manera se dio cuenta que 460 Fitness podía cumplir las recomendaciones de la Sociedad Estadounidense de Ingenieros de Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado.

Medidas adicionales

Adicionalmente instalaron un medidor de dióxido de carbono: “Como el CO2 se exhala, es un buen indicador de la cantidad de virus que se pueden estar acumulando en el aire”. Y a esto hay que sumar que crearon áreas de trabajo para cada persona para que la distancia entre ellas fuera superior a los tres metros, prohibió moverse por el gimnasio y los entrenamientos en pareja.

Meses después se ha comprobado que las medidas que Velvet Minnick ha puesto en marcha en su gimnasio han funcionado. Uno de sus entrenadores no se encontraba bien y ante la aparición de los primeros síntomas le hicieron las pruebas correspondientes: dio positivo… y había estado en contacto estrecho con un total de cincuenta personas. Los profesionales sanitarios les hicieron test y un seguimiento exhaustivo: ¿el resultado? Ninguno de ellos se ha contagiado y el gimnasio sigue activo con las ventanas abiertas de par en par… pese a que las temperaturas son, cada vez, más bajas.