Una madre es acusada de herir gravemente a su hijo de 7 años y de asesinar a su hija de 15

Hasta el momento, la policía desconoce si en verdad fue la mujer quien cometió los terribles crímenes

2 Minutos de lectura

18 de Noviembre 2020 / 17:55 CET

Crímenes

Los vecinos cercanos a la familia no se explican qué fue lo que pasó

© GettyImages

Naomi Bell, una mujer de 43 años originaria de Connecticut, Estados Unidos, se enfrenta a cargos por el supuesto asesinato de su hija de 15 años y por haberle causado heridas graves a su hijo de siete. Los crímenes, de los cuales se desconocen hasta ahora los motivos por los que se llevaron a cabo, tuvieron lugar el pasado viernes por la noche en la casa de la acusada, donde la policía acudió después de una llamada de auxilio anónima, hecha a los servicios de emergencia.

De acuerdo con Christine Jeltema, una portavoz de la policía estatal de Connecticut, cuando los agentes de la policía llegaron al hogar de la familia, se encontraron con los dos menores heridos de bala. Lamentablemente, la niña de 15 años fue declarada muerta en el lugar mientras que su hermano menor fue trasladado de emergencia a un centro hospitalario en el que se ha determinado que su estado de salud es crítico.

Por su parte Naomi Bell, madre de las dos víctimas, fue acusada de asesinato y arrestada en el lugar en el que se encontraron a los niños, sin oponer resistencia. A pesar de que no se ha declarado culpable de los crímenes en contra de sus hijos, Bell continúa detenida en el Centro Correccional de Niantic y, según la información dada por la policía, se le ha fijado una fianza de 2,5 millones de dólares (unos 2,1 millones de euros). Por ahora, se ha informado que será procesada a principios de la siguiente semana en el Tribunal Superior de New Britain y se desconoce si ya cuenta con un abogado defensor.

El padre de los niños se encontraba en la casa en el momento de los hechos©GettyImages

La investigación hecha por la policía

Debido a que Naomi Bell no ha confesado ser la autora de los crímenes ni ha sido declarada culpable de los disparos propinados a sus hijos, la policía ha iniciado una investigación para determinar qué fue lo que en verdad sucedió. Los resultados iniciales de la investigación han arrojado que el padre de los niños también estaba en la casa cuando ocurrieron los hechos y que no resultó herido, sin embargo, el hombre tampoco ha declarado.

Según informes de NBC Connecticut, los vecinos han lamentado los hechos, los cuales aseguran han sido de lo más inesperados ya que conocían a la familia y no imaginaron que algo así podría ocurrir. “Les tenemos mucho cariño a los Bell y solo queremos estar allí para apoyarlos y consolarlos. Naomi ha sido como una segunda madre para mis hijos y lo que ha pasado es una verdadera tragedia”, declaró conmocionada Victoria Nadolski, vecina y amiga de la familia.

Después de escuchar las declaraciones de algunos vecinos del barrio y tras el silencio de Naomi, la policía sigue sin encontrar una pista clara que los lleve a descubrir si en verdad la madre de los niños es la autora de los crueles sucesos. Por ahora, la declaración del padre de los niños sería crucial, por lo que las autoridades continúan en busca de que está suceda.